Tamaño grande

NASA's Scientific Visualization Studio Síguenos en Facebook Este 21 de agosto el continente norteamericano experimentará por primer...

martes, 1 de agosto de 2017

La Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la NASA llevará a cabo por primera vez una prueba con un asteroide real el próximo 12 de octubre

La NASA hará una prueba de defensa con un asteroide real el 12 de octubre

Se utilizará como objetivo el conocido como «2012 TC4», que se acercará al planeta no más de 4.800 kilómetros
Imagen computerizada de un asteroide orbitando la Tierra - ARCHIVOEFE

La Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la NASA llevará a cabo por primera vez una prueba con un asteroide real el próximo 12 de octubre, informó el martes la Universidad de Arizona (UA), participante en el proyecto.

Se trata de poner a prueba la red de observatorios y científicos que trabajan en el proyecto de defensa planetaria en todo el mundo para determinar si la Tierra está preparada para una amenaza cósmica.

El asteroide que se utilizará para la prueba será el conocido científicamente como «2012 TC4», el cual se acercará a la tierra, no más de 4.800 kilómetros, el próximo 12 de octubre, y no representa ninguna amenaza para el planeta.

La NASA ha llevado a cabo ejercicios de preparación para posibles impactos de asteroides a la tierra, pero nunca hasta ahora con asteroides reales.

Vishnu Reddy, profesor de ciencias planetarias del Laboratorio Planetario y Lunar de la UA, propuso un escenario más realista usando el «2012 TC4» y su idea fue aceptada.

Con la prueba se pretende responder a la pregunta «¿Qué tan bien estamos preparados para la próxima amenaza cósmica?», señaló Reddy en el mismo comunicado.

El objetivo del ejercicio será recuperar, rastrear y caracterizar «2012 TC4» como un objeto de impacto potencial para poder activar el sistema a partir de observaciones, modelo, predicción y comunicación.

El asteroide mide entre 30 y 100 pies de largo (9,15 y 30,5 metros), aproximadamente el mismo tamaño del asteroide que explotó sobre Chelyabinsk (Rusia) el 15 de febrero del 2013.

«Este es un esfuerzo de equipo que involucra más de una docena de observatorios, universidades y laboratorios en todo el mundo para que aprendamos colectivamente las fortalezas y limitaciones de nuestras capacidades de defensa planetaria», indicó Reddy.