La ONU denuncia la existencia de «una política de represión» en Venezuela

Pide al Consejo de DDHH que considere «tomar medidas para evitar que la situación de los DDHH en Venezuela empeore»
Miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha denunciado la existencia de «una política de represión» en Venezuela destinada a «instalar el miedo en la población para acabar con las protestas» contra el Gobierno de Nicolás Maduro y ha advertido sobre «el grave riesgo» de que la situación en el país caribeño «se deteriore todavía más».

La oficina de Al Hussein ha publicado este miércoles un informe, elaborado entre el 1 de abril y el 31 de julio, sobre la situación en Venezuela a raíz de las manifestaciones opositoras que comenzaron hace cinco meses y que dieron lugar a una ola de violencia que se ha saldado con más de cien muertos y miles de detenidos.

«Se han cometido extendidas violaciones y abusos de los Derechos Humanos en el contexto de las protestas antigubernamentales en Venezuela» que sugieren «la existencia de una política de represión de la disidencia política para instalar el miedo», ha señalado la ONU.

«El uso sistemático y generalizado de una fuerza excesiva durante las manifestaciones y la detención arbitraria de manifestantes y personas percibidas como opositores políticos indica que estos no son solo actos ilegales o canalladas de oficiales aislados», subraya.

El Alto Comisionado ha indicado que, de las 124 muertes registradas en dicho periodo durante las protestas contra Maduro, 46 son responsabilidad de las fuerzas de seguridad y otras 27 son obra de los grupos armados pro gubernamentales conocidos popularmente como «colectivos».

Además, hasta el 31 de julio la Fiscalía abrió investigaciones por 1.958 casos de lesiones durante las manifestaciones. «El uso de la fuerza ha escalado progresivamente. En la primera mitad de abril la mayoría de los heridos eran por inhalación de gases lacrimógenos y en julio el personal médico estaba tratando heridas de bala», ha detallado.

Según datos de una ONG local «fiable» que recoge el informe, de los más de 5.000 detenidos en el contexto de la crisis política en Venezuela, al menos 609 casos de civiles se han ventilado en tribunales militares y la ONU ha identificado «graves violaciones del derecho al debido proceso y patrones de malos tratos que en algunos casos constituirían tortura».

El Alto Comisionado denuncia también el uso de «medios violentos» por parte de grupos organizados de la oposición venezolana. En concreto, afirma que han usado desde piedras hasta cócteles molotov y, como consecuencia de ello, cuatro civiles y nueve uniformados han muerto. La ONU ha pedido a los partidos opositores que «condenen todas las formas de violencia, en particular las de estos grupos organizados».

Asimismo, Naciones Unidas ha llamado la atención sobre «los ataques contra periodistas por parte de las fuerzas de seguridad». «Manifestantes y periodistas han sido etiquetados por las más altas autoridades como «enemigos» y «terroristas», palabras que (...) más bien contribuyen a un clima de violencia», ha sostenido el jefe de Derechos Humanos en la ONU.

Con todo ello, «el derecho a la asamblea pacífica se ha violado sistemáticamente» en Venezuela y, ahora que las manifestaciones han disminuido, el Gobierno ha adoptado medidas destinadas a «criminalizar a los líderes de la oposición política a través de la Comisión de Verdad, Justicia y Paz» de la Asamblea Constituyente, que «no reúne los requisitos básicos de transparencia e imparcialidad para llevar a cabo investigaciones» sobre los hechos.

«Insto al Gobierno venezolano a seguir las recomendaciones de este informe y a usar sus conclusiones como guía para buscar la verdad y la justicia para las víctimas de las violaciones y los abusos de los Derechos Humanos», ha dicho Al Hussein. «Una vez más, pido al Gobierno que renuncie a cualquier medida que pueda aumentar la tensión política y apelo a todas las partes a perseguir un diálogo significativo para poner fin a esta crisis», ha añadido.

En caso contrario, Al Hussein ha advertido del «grave riesgo de que la situación en Venezuela se deteriore todavía más» a causa de «la crisis económica y social y de las crecientes tensiones políticas». En este contexto, el informe recomienda al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que considere «tomar medidas para evitar que la situación de los Derechos Humanos en Venezuela, país miembro, empeore».
- Miguel Gutiérrez

Entradas populares