Manual para el lavado de cerebro de un yihadista

«Es preferible que el candidato no sea al principio una persona religiosa», primera recomendación a los reclutadores
Detención de un presunto cómplice de los terroristas en Barcelona -

Los dos principales movimientos yihadistas mundiales, Daesh y Al Qaida, utilizan un método de captación y adoctrinamiento muy similar, inspirado en un clásico manual de instrucciones para monitores terroristas: el «Curso en el Arte del Reclutamiento», elaborado en su día por el entorno de Osama bin Laden. La red de captación de yihadistas opera en el terreno, tanto en los países de mayoría musulmana como en los guetos de inmigrantes mahometanos en Occidente, y –cada vez más– a través de internet y de las redes sociales.

Dada las necesidades militares de Daesh en Irak y en Siria, el «califato» creado por el iraquí Al Baghdadi tiende a reclutar yihadistas de modo abierto, por lo que es más vulnerable a los servicios de inteligencia occidentales. Al Qaida, en cambio, aconseja a sus reclutadores extremar la cautela. Estas son algunas de las recomendaciones de ambos para ejecutar con éxito la captación y adoctrinamiento de los nuevos yihadistas:

1Evitar de entrada las personas religiosas. El manual aconseja buscar candidatos a la yihad, la «guerra santa», entre jóvenes poco practicantes del islam, porque entiende que los muy religiosos pueden mostrarse demasiado críticos a lo largo del proceso de captación y acabarían por frustrar la operación. Los ignorantes en religión son más maleables y más capaces de acatar la disciplina de su superior.

2 Distanciamiento del entorno familiar. La universidad o la vida independiente convierten al joven musulmán en un candidato más apto para incorporarse a Daesh o Al Qaida porque «dificultan las interferencias y el espionaje».

3 Del reclutador al monitor. Una vez que se atrae al candidato a la yihad, la «invitación» a sumarse a la causa la hará en una segunda fase un miembro del movimiento –un «predicador», quizá un imán– más avezado en el Corán, y en la lectura radical y belicista del libro sagrado. En un primer momento le recomendará una serie de lecturas de libros y panfletos. Solo cuando su nivel de motivación sea alto, le mostrará vídeos de acciones violentas llevadas a cabo por el grupo.

4 En el proceso de adoctrinamiento por parte del imán juega un papel relevante la lectura yihadista de noticias de actualidad, en particular las relativas a los países donde actúa la yihad: los Territorios Palestinos, Siria, Irak, Yemen y Libia de modo particular. La interpretación de noticias políticas en un contexto religioso es una práctica corriente en los sermones de las mezquitas durante la oración de los viernes.

5 El manual aconseja al monitor que preste «servicios al candidato, le escuche, conozca su personalidad y se convierta en su compañero para los buenos y los malos momentos».

6 El trato con los alevines de yihadista «ha de ser constante; no debe pasar una semana sin que se comunique con él».

7 Todos los talentos y buenos sentimientos que el monitor descubra en el candidato a la yihad «han de ser atribuidos al islam».

8 El premio en la otra vida. En un momento determinado del proceso de adoctrinamiento, el énfasis se pondrá en las enseñanzas coránicas sobre el paraíso. Desde el siglo X, la doctrina tradicional musulmana coincide en señalar que Alá bendecirá de modo especial a los «mártires de la yihad» con siete recompensas. Una de ellas es la concesión a cada varón de 72 mujeres vírgenes (huríes). Las mujeres que caigan en la batalla recibirán, en cambio, en el paraíso un solo hombre «con el que estarán satisfechas».

9 El candidato debe conocer lo más posible todos los hadices (dichos y hechos de Mahoma) relativos al «martirio en la yihad» hasta que llegue a «desearlo y esperarlo». Aunque el suicidio está prohibido por el Corán en términos literales, los imanes radicales consideran que se convierte en «martirio en la guerra santa» si se lleva a cabo en el contexto de la lucha por la «defensa de la comunidad musulmana».

10. El imaginario audiovisual. El manual de adoctrinamiento del muyahidin recomienda ver documentales sobre la yihad, que abundan en la red y en cadenas de televisión como la catarí Al Yasira.
INÉS BAUCELLSFRANCISCO DE ANDRÉS

Entradas populares