Motor revolucionario con la potencia de un gasolina y los consumos de un diésel

Mazda lo comercializará en 2019
El nuevo SKYACTIV-X será el primer propulsor comercial de gasolina del mundo que utilizará encendido por compresión.5
EFE

El fabricante japonés Mazda ha anunciado hoy que en 2019 introducirá un motor de nueva generación, denominado SKYACTIV-X, que será el primer propulsor comercial de gasolina del mundo que utilizará encendido por compresión.

Este futuro lanzamiento esta enmarcado en la estrategia de la compañía a largo para el desarrollo tecnológico llamada «Zoom-Zoom Sostenible 2030», presentada este martes.

Según ha explicado la marca en un comunicado, este nuevo motor de combustión patentado combina las ventajas de los motores diésel y gasolina y tiene un «excelente» comportamiento medioambiental, así como «muy buenas» prestaciones de potencia y aceleración.

Así, el encendido por compresión y un turbocompresor integrado que mejora el consumo de combustible dan como resultado un motor «con una respuesta sin precedentes». La entrega de par es entre un 10 y un 30 % mayor que en el actual motor de gasolina SKYACTIV-G.

Mazda ha destacado que «mucho más pobre», lo cual mejora la eficiencia del motor hasta en un 20-30% con respecto al actual SKYACTIV-G, y un 35-45% en relación con el motor de gasolina de Mazda de igual cilindrada de 2008.

En cuanto a la eficiencia de combustible, el motor SKYACTIV-X «es igual o mejor» que el SKYACTIV-D (diésel) más reciente, ha puesto de relieve el fabricante.

La marca también ha resaltado que ofrece «mucha más libertad» a la hora de seleccionar marchas, con consumos «más ajustados» y prestaciones de conducción superiores. Por otro lado, dentro del plan Zoom-Zoom Sostenible 2030, Mazda quiere «crear un futuro sostenible a través de iniciativas de conservación».

Para ello, pretende ampliar las medidas de reducción del dióxido de carbono «con una perspectiva que considere las emisiones durante todo el ciclo de vida de un vehículo».

También prevé reducir las emisiones de dióxido de carbono durante todo el proceso de las que es directamente responsable la empresa en un promedio del 50% con respecto a los niveles de 2010 para el año 2030, y del 90% en 2050.

En línea con esta política, ha señalado que se dará continuidad a los esfuerzos para perfeccionar el motor de combustión, «porque seguirá presente en la mayoría de los coches del mundo en los años venideros y, por ello, es el que tiene más potencial para reducir las emisiones de dióxido de carbono». Los resultados en este terreno, ha añadido, se combinarán con tecnologías de electrificación efectivas.

Así, a partir de 2019 se iniciará la introducción de vehículos eléctricos y otras tecnologías de propulsión eléctrica en aquellas regiones con porcentajes elevados de generación de energías limpias o que impongan limitaciones de determinados vehículos con el fin de reducir la contaminación de la atmósfera.

En lo que atañe a la sociedad, la marca quiere desarrollar tecnologías de seguridad más avanzadas en línea con la filosofía de Seguridad Proactiva de Mazda, y trabajar con el objetivo de eliminar por completo los accidentes de tráfico.

Entre otras cuestiones, quiere promover una mayor implantación de las tecnologías de seguridad avanzada i-ACTIVSENSE, que ayuden a los conductores a reconocer y evaluar peligros potenciales.

En 2020, Mazda espera iniciar las pruebas de tecnologías de conducción autónoma, actualmente en desarrollo, en línea con el Co-Pilot Concept2 de Mazda, articulado en torno al ser humano, y equipar todos los modelos con el sistema en 2025.

Además, con la ayuda de las tecnologías de la conectividad, crear un nuevo modelo de negocio que permita a los propietarios de coches atender las necesidades de los habitantes de zonas despobladas y de personas con dificultades de movilidad.

Entradas populares