Napoleón y Josefina: de locos enamorados, a «cornudos» y corruptos desde el día de su boda

El 9 de marzo de 1796, el futuro Emperador contrajo matrimonio con la única mujer a la que amó de verdad
Resultado de imagen para Napoleón y Josefina

Fue  un 9 de marzo de 1796, cuando uno de los hombres más famosos de la Historia de Francia, Napoleón Bonaparte, se casó con la mujer a la que empezó amando locamente y terminó odiando de la misma manera: Josefina de Beauharnais (seis años mayor que él y, según afirman varios historiadores como Ángeles Caso, una interesada que sólo le quería por su gran futuro militar y político).

Ambos se habían conocido un año antes, cuando Napoleón no era más que un militar «pequeño, bastante musculoso, rojizo y todavía seco» -según explica el historiador Georges Lefébvre- y la belleza de Josefina empezaba a marchitarse por su edad. El «Pequeño corso» quedó prendado de ella y no tardaron en casarse, precisamente, unas jornadas antes de que el militar partiera hacia Italia para combatir a los enemigos de Francia.

Desde ese momento, Napoleón no paró de enviar cartas a su amada quien, por su parte, le «demostró» su cariño desde París poniéndole una imponente cornamenta con un amante que consideraba más bello, pero de menos entidad política. Cuando el «Pequeño corso» se enteró de la aventura de su mujer mientras combatía en Egipto, tuvo también una aventura. Al final, todo acabó en divorcio.

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado