Resuelven el misterio de una estrella que explotó y desapareció hace más de 500 años

"Esta es la primera nova que se ha recuperado con certeza basándose en los registros chinos, coreanos y japoneses de casi 2.500 años", asegura Michael Shara, autor principal del estudio.

Imagen ilustrativa
pexels.com / Pixabay
Síguenos en Facebook

El 11 de marzo de 1437, astrónomos coreanos observaron lo que parecía ser una nueva y brillante estrella en la cola de la constelación Escorpión, que tras 14 días desapareció de la vista. Sin embargo, más de 500 años después, científicos han logrado seguirle la pista y descubrieron que se trataba de la explosión de una nova clásica –una nova enana de mayor luminosidad- y lograron identificar el sistema de estrellas binarias que la causó.

"Esta es la primera nova que se ha recuperado con certeza basándose en los registros chinos, coreanos y japoneses de casi 2.500 años", señalaMichael Shara, astrofísico del Museo Americano de Historia Natural (Nueva York, EE.UU.) y principal autor del estudio publicado este miércoles en la revista 'Nature'.

La investigación apoya la teoría de que las explosiones de novas en un sistema de dos estrellas se pueden producir en ciclos de muchos miles de años con posibles períodos de hibernación. En estos sistemas, compuestos por una enana blanca –remanente estelar con poco combustible nuclear- y otra estrella evolucionada, la primera toma el hidrógeno de su compañera, y provoca una colosal explosión termonuclear, que puede hacer que la estrella brille hasta 300.000 veces más que el Sol.

De acuerdo con Shara y su equipo, entre cada explosión hay erupciones más pequeñas de enanas nova y sistemas binarios intermedios. No se trata de entidades separadas, sino variantes de un mismo sistema que se repite una y otra vez hasta unas 100.000 veces durante miles de millones de años.

Para demostrar esto, los expertos revisaron registros astronómicos históricos de la Universidad de Harvard (EE.UU.) desde 1885 hasta 1993 y una serie de placas fotográficas de diferentes décadas. Las imágenes corroboraron que en cada período la misma estrella se encontraba en un estado distinto.

"De la misma manera que un huevo, una oruga, una larva y una mariposa, son todas las etapas de la vida del mismo organismo, ahora tenemos un fuerte apoyo a la idea de que estos binarios son todos la misma cosa vista en diferentes fases de su vida", subraya Shara.

Aunque aún queda por comprender la evolución de estos sistemas, el hallazgo permitió además desarrollar una especie de reloj astronómico para medir las edades de ciertas estrellas, a través de la datación de su movimiento.

Entradas populares

Imagen

Stalingrado 1942