El dispositivo ‘MasSpec Pen’ posibilita detectar los márgenes del tumor cancerígeno en solo 10 segundos y con una precisión del 96%.

Diseñada una técnica que facilita la extirpación total de un cáncer en el quirófano.

La mayoría de los pacientes diagósticados de cáncer se ven abocados a pasar por el quirófano - VIVIAN ABAGIU/UNIV. OF TEXAS AT AUSTIN

A día de hoy, la inmensa mayoría de pacientes diagnosticados de cáncer se ven abocados a pasar por el quirófano. Y es que, frente al resto de tratamientos –caso de la radioterapia y la quimioterapia, así como de la novedosa inmunoterapia–, la cirugía ofrece las mejores posibilidades para eliminar el mayor volumen tumoral posible. Así, el objetivo es extirpar toda la masa tumoral, lo cual no resulta nada fácil. Y es que en un gran número de ocasiones se hace muy difícil delimitar dónde acaba el tumor y dónde empieza el tejido sano. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Texas en Austin (EE.UU.), en el que se describe una nueva tecnología que, denominada ‘MasSpec Pen’–, permite diferenciar identificar el tejido cancerígeno durante la operación en cuestión de segundos, facilitando así su total extirpación para evitar posibles recurrencias futuras.

Como explica Livia Schiavinato Eberlin, directora de esta investigación publicada en la revista «Science Translational Medicine», «cuando hablamos con los pacientes oncológicos tras la operación, lo primero que nos dicen la mayoría es que esperan que el cirujano haya extirpado todo el cáncer. Y es realmente angustioso cuando este no ha sido el caso. Sin embargo, nuestra tecnología puede mejorar de forma muy notable la probabilidad de que los cirujanos eliminen de facto hasta la última traza de cáncer durante la intervención».
En solo 10 segundos

El denominado ‘análisis intraoperatorio mediante sección en congelación’, esto es, el método estándar utilizado en la actualidad para determinar los límites entre el cáncer y el tejido sano, requiere mucho tiempo y resulta en ocasiones ciertamente impreciso. Cada muestra necesita un mínimo de 30 minutos para ser preparada e interpretada por los patólogos, lo que incrementa el riesgo de que el paciente sufra una infección y/o padezca efectos adversos asociados a la anestesia. Y a ello se aúna que los resultados no correctos en hasta un 10-20% de los casos.

Con objeto de solucionar este ‘problema’, los autores emplearon tejidos tumorales extirpados a 253 pacientes con distintos tipos de cáncer –mama, pulmón, tiroides u ovario– y emplearon la nueva tecnología con objeto de delimitar la extensión de la masa tumoral e, incluso, detectar aquellas regiones marginales en las que se mezclan las células sanas y cancerígenas. Y de acuerdo con los resultados, el ‘MasSpec Pen’ permitió alcanzar estos objetivos en tan solo 10 segundos –es decir, 150 veces más rápido que los métodos disponibles– y con una precisión del 96%. Tal es así que los autores, una vez confirmados resultados en estudios con modelos animales –ratones–, ya están planeando comenzar a probar la nueva tecnología el próximo año en el propio quirófano.
Nuestra tecnología mejora la probabilidad de que los cirujanos eliminen hasta la última traza de cáncer durante la intervenciónLivia Eberlin

Como indica James Suliburk, co-autor de la investigación, «queremos ofrecer al paciente una cirugía más precisa y una intervención más rápida y segura. Y nuestra tecnología ofrece todos estos avances. Nos permite ser mucho más precisos a la hora de identificar qué tejido debemos extirpar y qué dejamos atrás».

VIVIAN ABAGIU/UNIV. OF TEXAS AT AUSTIN

En este contexto, debe tenerse en cuenta que si bien la extirpación del máximo tejido tumoral posible resulta crítica para la supervivencia del paciente, la eliminación de demasiado tejido sano puede tener consecuencias devastadoras. Por ejemplo, las pacientes con cáncer de mama pueden experimentar un riesgo mayor de efectos secundarios dolorosos y de daño nervioso, así como diferentes efectos estéticos. Y en el caso de los pacientes con cáncer de tiroides, pueden perder parte de su capacidad para hablar o para regular los niveles de calcio –un aspecto fundamental para las funciones musculares y nerviosas.
Huellas moleculares

Y exactamente, ¿cómo funciona este ‘MasSpec Pen’? Pues lo que hace es analizar los metabolitos que libera toda célula viviente, ya sea sana o cancerígena. Y dado que cada tipo de cáncer produce unos metabolitos y biomarcadores específicos, permite determinar dónde empieza y acaba cada masa tumoral.

Como refiere Livia Eberlin, «las células cancerígenas crecen de forma incontrolada y presentan un metabolismo desregulado. Y dado que los metabolitos de las células normales y de las células tumorales son muy diferentes, las tomamos y analizamos con el ‘MasSpec Pen’ para obtener una huella molecular del tejido. Lo que es increíble es que a través de este simple proceso químico, ‘MasSpec Pen’ nos ofrece un diagnóstico molecular rápido sin causar ningún daño tisular».

Para ello, y una vez iniciada la intervención, los médicos tan solo tienen que poner el ‘lápiz’ –o ‘Pen’– del dispositivo sobre el tejido del paciente y activar el análisis automático al pisar un pedal. Y durante los segundos que se requieren para obtener el resultado, el lápiz libera una gota de agua en el tejido, gota en la que se acumulan los metabolitos y que es introducida en un espectrómetro de masas –o ‘MasSpec’– capaz de identificar y clasificar millares de moléculas. Finalmente, y transcurridos solo 10 segundos, la pantalla del dispositivo muestra las palabras ‘normal’ y ‘cáncer’ en función del tejido evaluado –e incluso en algunos tipos de cáncer, como el de pulmón, muestra el subtipo.
M. LÓPEZ

Entradas populares