El Ministerio de Defensa de la República de Corea concluyó este jueves la instalación provisional del sistema estadounidense de defensa antimisiles Thaad




El Ministerio de Defensa de la República de Corea concluyó este jueves la instalación provisional del sistema estadounidense de defensa antimisiles Thaad, pese a las protestas y críticas desatadas dentro y fuera del país.

El despliegue del sistema se completó con cuatro lanzaderas adicionales que entraron a Corea del Sur de manera confidencial a finales de julio último, información omitida intencionalmente por las autoridades de Defensa para evadir el estudio de su impacto medioambiental, según reveló una reciente investigación.

De acuerdo con esa cartera, la decisión de instalar de manera permanente el dispositivo depende del resultado final de dicha evaluación.

Sin embargo, un estudio realizado en agosto pasado por el propio Ministerio concluyó que los niveles de radiación y emisión de ruido del Thaad cumplen con los parámetros de seguridad, lo cual provocó masivas protestas en la provincia de Seongju, donde está emplazado.

Los manifestantes denunciaron que las conclusiones no son fidedignas porque el Gobierno excluyó a expertos recomendados y descartó la posibilidad de un grave daño medioambiental.

El presidente surcoreano, Moon Jae In, declaró en reiteradas ocasiones que la investigación no estaba dirigida a anular el acuerdo de despliegue, sino a realizar la instalación conforme a los procedimientos apropiados.

Estados Unidos y Corea del Sur desplegaron el Thaad tras las maniobras militares de la República Popular Democrática de Corea, cuyo gobierno considera una amenaza y una provocación permanente los ejercicios bélicos conjuntos próximos a sus costas, y el emplazamiento del sistema antimisiles con fines ofensivos.

De ahí que Pyongyang ordene pruebas frecuentes en su programa de armamento nuclear, con el objetivo de comprobar las estrategias de defensa nacional ante posibles ataques.

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado