La amenazada pero aún más que exuberante selva amazónica es una maravilla de la biodiversidad que contiene el 10% de las especies del planeta.

El Amazonas estuvo bajo el mar dos veces

Científicos del Smithsonian encontraron un diente de tiburón y restos de otros organismos marinos enterrados en la selva tropical
El río Amazonas -

Diente del tiburón hallado en Saltarín, Colombia- Jorge Carrillo

La amenazada pero aún más que exuberante selva amazónica es una maravilla de la biodiversidad que contiene el 10% de las especies del planeta. Incluso aparece una nueva cada tres días, si se hace caso a las estadísticas. Pero cómo la región llegó a convertirse en esa joya biológica es desde hace décadas un motivo de controversia para los científicos. Una nueva teoría, defendida por investigadores del Instituto Smithsonian, señala que gran parte de la selva fue inundada dos veces por el mar Caribe hace más de 10 millones de años, creando un mar interior de corta duración que puso en marcha la evolución de nuevas criaturas. La clave está en el hallazgo de un pequeño diente de tiburón, parte de un camarón mantis y otros organismos marinos microscópicos, según explican en la revista Science Advances.

Los investigadores suelen coincidir en que partes de la Amazonia estuvieron una vez bajo el agua, pero no están de acuerdo sobre la procedencia de la misma. Varias interpretaciones controvertidas de la historia de la región incluyen la existencia de un mar grande y poco profundo que cubrió el Amazonas durante millones de años, un megalago de agua dulce, ríos de tierras bajas ocasionalmente inundados por el agua de mar, frecuentes incursiones de agua de mar, etc.

«Los geólogos no están de acuerdo sobre el origen de los sedimentos en esta área, pero ofrecemos pruebas claras de que son de origen marino y que los eventos de inundación fueron bastante breves», afirma Carlos Jaramillo, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de Panamá, cuyo equipo fechó las colosales inundaciones hace entre 17 y 18 millones de años la primera y hace entre 16 y 12 millones de años, la segunda.

El moderno Carcharhinus moderna es similar al tiburón cuyo diente fue encontrado en las selvas del Amazonas- Gaby Carías Tucker/ Alberto Blanco Dávila

Los investigadores analizaron el suelo de la selva en dos puntos: un yacimiento de petróleo en la región de Saltarín, en el este de Colombia, y una antigua perforación del Servicio de Geología de Brasil en el oeste del país realizada en la década de los 80. Allí encontraron miles de granos de polen, plancton y conchas marinas. En el yacimiento de Colombia, además, apareció un diente de tiburón y un camarón mantis fosilizados, ambos habitantes del océano.

Para Jaramillo, estos hallazgos «muestran claramente dos eventos de corta duración en los cuales el agua del océano inundó lo que ahora es la parte noroeste de la cuenca amazónica», afirma. «Es un ecosistema perdido», recalca.
El crecimiento de los Andes

Esos mares no duraron mucho tiempo. En el noroeste de Brasil, la primera inundación se prolongó durante unos 200.000 años, mientras que la segunda duró 400.000. La parte colombiana, más cercana al Caribe, fue inundada durante más tiempo: 900.000 y 3,7 millones de años, respectivamente. Según Jaramillo, estas inundaciones pudieron haber sido provocadas por el crecimiento de los Andes. Las montañas empujaron hacia abajo el resto del continente, dejando que fluyera el agua marina. Pero ese agua habría sido desplazada rápidamente al tiempo que el agua dulce y los sedimentos corrían desde los picos y reconstruían la cuenca.

«Es importante entender los cambios en el vasto paisaje amazónico que tuvieron un efecto profundo tanto en la evolución y en la distribución de la vida allí como en los climas modernos y antiguos del continente», concluye Jaramillo.

Entradas populares