China exhibe un nuevo paso en el desarrollo de tecnologías ecológicas al poner en operaciones el primer tren del mundo impulsado con hidrógeno en la provincia de Hebei





China exhibe un nuevo paso en el desarrollo de tecnologías ecológicas al poner en operaciones el primer tren del mundo impulsado con hidrógeno en la provincia de Hebei, una de las más afectadas por la contaminación.

Ese medio de transporte -diseñado por una corporación doméstica- circula por la localidad de Tangshan y solo emite agua a la atmósfera, pues controla a una temperatura de 100 grados Celcius los gases tóxicos.

Según reportes de prensa, es capaz de reabastecerse con hidrógeno en 15 minutos y recorrer una distancia de 40 kilómetros a una velocidad de 70 kilómetros por hora.

Aunque el tren opera en una vía con 136 años de existencia, tiene un diseño que facilita el abordaje de los pasajeros.

Este tipo de tecnología -concebida bajo el concepto Hydrail- también se investiga en Japón, Estados Unidos y la Unión Europea, pues precisamente una de sus principales ventajas es que requiere de escasa infraestructura nueva, además de reducir de forma significativa las emisiones contaminantes.

China está inmersa en la búsqueda de iniciativas cada vez más eficientes que ayuden a minimizar el deterioro de la calidad del aire, agua y suelo, una preocupación del Gobierno porque afecta la salud humana y es un obstáculo al desarrollo sostenible del país.

Con ese fin, paulatinamente introduce en el sistema de transporte público autobuses eléctricos capaces de filtrar las partículas PM 2.5, altamente nocivas.

Además, en los últimos días se probó con éxito un vehículo sin conductor y sistema GPS en la central provincia de Hunan que traslada hasta 300 pasajeros y tiene sensores para leer las dimensiones de una carretera.

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado