La coalición del presidente argentino Mauricio Macri se imponía el domingo en el mayor distrito del país, la provincia de Buenos Aires



La coalición del presidente argentino Mauricio Macri se imponía el domingo en el mayor distrito del país, la provincia de Buenos Aires, en unas elecciones legislativas que podrían darle al mandatario el respaldo necesario para profundizar la apertura de la economía iniciada hace dos años.


Según el conteo parcial con el 73,5 por ciento de las mesas escrutadas, Esteban Bullrich lograba el 42 por ciento de los votos frente al 36 por ciento de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, la principal opositora al Gobierno.

Aunque no se espera que la coalición oficialista Cambiemos logre la mayoría en ninguna de las dos cámaras del Parlamento, una victoria en los principales distritos le daría al Gobierno liberal más poder de negociación para realizar las reformas que planea en las áreas fiscal, laboral, financiera y previsional.

“Hoy se consolidó el cambio que se eligió en 2015”, dijo a sus seguidores la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti.

La clave de las elecciones estaba en la provincia de Buenos Aires, el distrito más poblado del país, donde la expresidenta de centroizquierda Fernández buscaba derrotar al aspirante oficialista al Senado para mostrar que aún tiene respaldo como para eventualmente lanzarse por la presidencia en el 2019.

Aunque se descuenta que ambos llegarán al Senado, el resultado tranquilizaría a los inversores, que temían que la expresidenta y sus políticas económicas de intervención estatal volvieran a cobrar fuerza.

“En esta elección funcionó un mecanismo que es estar a favor o en contra del proceso de cambio”, explicó a Reuters el analista político Enrique Zuleta Puceiro, de la consultora OPSM.

Los resultados parciales han mostrado ganador hasta el momento a Cambiemos en varios de los demás distritos importantes de Argentina, como la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Córdoba y Santa Fe.

En la provincia Buenos Aires vive más de un tercio de los votantes del país, por lo que se suele considerar ganador de los comicios legislativos al partido que se impone allí. Muchas de sus regiones pobres son partidarias de Fernández, pero esos votos parecían no alcanzarle para superar al partido de Macri.

La expresidenta, que sucedió como mandataria a su fallecido marido Néstor Kirchner, aún tiene mucho apoyo entre los sectores de menos ingresos pero es muy criticada por las acusaciones de corrupción durante sus dos mandatos entre el 2007 y el 2015.

“Creo que la gente va a seguir con más confianza en este Gobierno y más confianza en el futuro”, dijo Cecilia de Francesco, una escritora de 50 años que celebraba en el centro de campaña de Cambiemos.

Muchos argentinos que se volcaron a votar a Fernández se quejan de que el tímido crecimiento de la economía no se refleja en la vida cotidiana y que la alta inflación -un problema arrastrado desde la gestión anterior- ha golpeado sobre todo a los sectores más pobres.

“Este no es un Gobierno que piense a favor de los trabajadores, de los que menos tienen”, dijo Graciela Mantilla, 60 años, ama de casa de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

En los comicios se votó la renovación de un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados

Entradas populares

Imagen

En busca de El Dorado

Imagen

Lechuga alienígena