Batalla de los aborígenes de Australia en defensa de la montaña sagrada

Tras 32 años de pelea, la comunidad Anangu logró que se prohibiera escalar el monolito rojo Uluru



En el corazón de Australia hay un sitio de un rojo intenso que cautiva a miles de turistas desde hace casi 90 años: el monolito de Uluru. Considerado un lugar sagrado para los aborígenes del centro del país, esta formación rocosa que cuenta con 600 millones de años ha cerrado sus caminos para los alpinistas que deseaban escalar sus 348 metros de altura. 

La clausura de la roca, programada para dentro de dos años y anunciada hace tres semanas, es el resultado de una batalla que libra la comunidad indígena Anangu desde hace 32 años para respetar el carácter sagrado de este espacio natural.La batalla por la tierra ha triunfado en Australia. Los aborígenes Anangu -de los que quedan aproximadamente 4.000 en el país- verán cumplidos su deseo por el respeto de un sitio con un gran valor espiritual para ellos. Los Anangu creen que la montaña rocosa fue creada por sus ancestros en tiempos remotos. 

Las cuevas situadas alrededor de la roca que contienen pinturas antiguas son la prueba tangible para ellos de la presencia de sus ancestros. En la actualidad siguen llevándose a cabo rituales dentro de estas cuevas.Situada en el desierto del centro del país, la roca compuesta por arenisca fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987. La roca de nueve kilómetros de perímetro fue bautizada por los europeos como Ayers Rockpero en 1985 fue restituido su nombre original

Entradas populares