El autor británico Michael Rosen reescribe en el clásico de Dickens ambientado en la crueldad de las desigualdades de la sociedad actual





Más de siglo y medio después de que Charles Dickens convirtiera la crueldad que conlleva la pobreza en la quintaesencia de su historia navideña, Michael Rosen ha reimaginado «Un cuento de Navidad»desde la perspectiva de esta nueva era de la austeridad.

«Bah! Humbug!» (Scolastic), con ilustraciones de Tony Ross, muestra a un niño, Harry, que va a desempeñar el papel de Scrooge en la obra del colegio, mientras duda de que su padre, obsesionado con el trabajo y gruñón sin remedio, vaya a asistir a su función.

Dickens creó esta historia después de su visita en 1843 a una escuela para niños pobres en el centro de Londres, movido por el demoledor informe sobre las condiciones del trabajo infantil que llevó a cabo la Comisión de Empleo Infantil un año antes, cuyas conclusiones conmocionaron a la opinión pública de la época. Tanto, que originaron varias obras literarias de protesta. «Dickens lo escribió porque se quedó en "shock" cuando vio a los niños y el trato que recibían», ha afirmado Rosen al periódico británico The Guardian.

De acuerdo con Rosen, el espíritu tacaño de Scrooge se encarna ahora en algunos políticos actuales que hablan desde el paradigma de la austeridad radical: «La visión predominante no difiere mucho de la expresada por Iain Duncan Smith: que los pobres son pobres por su culpa».

El autor de la nueva versión también sostiene que la moraleja del relato clásico «ser amables unos con los otros y disfrutar de la Navidad» no es una solución práctica, pero es una forma literaria de satisfacernos: «Obligar a Scrooge a hacer un repaso de su vida es una gran manera de decir "mira cómo has llegado donde estás", lo que te lleva a pensar en la sociedad en su conjunto, en lugar de echarle la culpa a los pobres de su pobreza. Es un libro impresionante».

En «Bah! Humbug!», el padre de Harry refleja un aspecto de la crueldad de Scrooge. Quería que fuera un eco del personaje. Alguien que es agradable, decente, perteneciente a la clase media puede tener esas ideas exterminatiorias en cuanto a los pobres. Quería que la mente del padre fuera el reflejo del siglo XXI de lo que fue ese pensamiento del XIX», explica Rosen, abiertamente crítico con el Gobierno británico actual.

Los lectores de la época quedaron impactados con el cuento de Dickens. Según el autor, los políticos que gobernaban en la época victoria: «Tuvieron una economía próspera y expandieron una probreza desesperada. Creo que eso también pasa ahora. Ves a gente en la tele cada noche contando que la economía va bien, mientras tenemos bancos de alimentos. Las consecuencias de esa desigualdad son ahora más profundas».

Entradas populares