El último viaje de la arquitectura sostenible.

Mi hogar es como un «tetris», el viaje de la arquitectura sostenible
Una técnica cada vez más popular convierte los «containers» marítimos en una acogedora casa.

¿Se imagina vivir en un contenedor marítimo? Probablemente torcería el gesto y dudaría de la pertinencia de la pregunta. Pero lo crea o no, estamos ante una tendencia arquitectónica con cada vez más seguidores en España. Como comentan los arquitectos y profesores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Héctor Fernández, y de la Universidad de Sevilla (US), Juan José López de la Cruz, en Españaya se ha vivido un cierto «boom» durante el último lustro. «Los contenedores, que han tenido un uso intensivo, se compran baratos a las empresas de transportes. Después hay que complementar el armazón: aislantes, puertas, ventanas, etc...», comentan ambos profesores, quienes esta semana han impartido un curso sobre materiales sostenibles constructivos en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Desde empresas especializadas como Custom Home (Sayro Mediterráneo) admiten que todavía se trata de un método constructivo «innovador» en el que esta compañía lleva sólo trabajando cuatro años y que como cualquier otra construcción, tiene que cumplir con las mismas condiciones. «Hay mucha gente que no concibe todavía que de un contenedor pueda salir una vivienda», admiten y añaden que este tipo de construcciones tienen «una valoración energética muy alta». Lo que atribuyen a un buen aislamiento, que mantiene la temperatura interior. «Usamos un tejido vaquero triturado y partículas fenólicas», señalan desde esta compañía que gestiona 16 proyectos anuales en España y el extranjero. El más reciente es una estación de autobuses, que tendrán que levantar en un mes. «Una vivienda de 60 metros cuadrados, por ejemplo, tradicionalmente llevaría de 3 a 5 meses, con esta técnica sólo mes y medio», añaden estas fuentes , quienes aseguran que el metro cuadrado apenas supera los 500 euros.Una vivienda de 60 metros cuadrados en sólo mes y medio, ¿es posible?-CUSTOM HOME

Alyar.es, otra empresa especializada en estas construcciones, opta por el poliespán como aislamiento y realiza una cimentación con hormigón sobre sus edificaciones, además de reforzar con vigas la estructura, entre otros elementos. De igual modo, sitúa los precios por metro cuadrado en una horquilla entre los 490 y 700 euros, inferiores al de una edificación habitual. En este sentido, los arquitectos y profesores Fernández y De la Cruz recuerdan que «la estructura base es lo q ue encarece, entre un 10% y 15%, la ejecución de cualquier vivienda».
Ventajas y limitaciones

Pero, ¿qué representa vivir en un antiguo contenedor? Para los expertos consultados, entre las ventajas, se encuentra el control de los precios y de los tiempos de ejecución, especialmente si se trata de viviendas prefabricadas, ya que tras su finalización se pueden transportar e implantar en dos días. «Todo depende del grado de “tuneo” del contenedor, ya que si incluyes todos los equipamientos técnicos, aislantes, etc... puedes hacer lo mismo que con una casa convencional desde el punto de vista de la sostenibilidad», apuntan.

Desde Custom Home añaden otras cualidades: pesa tres cuartas partes menos que una construcción tradicional, el riesgo de accidentes laborales es «casi nulo» y su montaje es rápido.
Entre sus ventajas, su sostenibilidad energética o su control de costes-CUSTOM HOME

En esta línea, al contrario que Fernández y De la Cruz. quienes señalan que «los módulos son muy limitados» y que apenas hay casos de viviendas colectivas , desde Custom House creen que sí hay margen para edificar varias plantas, aunque probablemente habría que «complementar la estructura»

Entradas populares