En escasos cien años, Finlandia ha logrado consolidarse como unos de los países más admirados del mundo


En Slush 2016, la feria de ‘start ups’ más grande de Finlandia, dos asistentes ven en acción un robot funcionando con 5G, en Helsinki.


Ciento ochenta y siete mil ciento ochenta y ocho lagos, 160.000 ingenieros y –según ellos– un Santa Claus. En escasos cien años, Finlandia ha logrado consolidarse como unos de los países más admirados del mundo, donde 5’500.000 ciudadanos disfrutan de una educación gratuita, un gobierno transparente y una floreciente cultura de innovación.Publicidad

Con 3 millones de personas menos que Bogotá, en un área 213 veces más grande, Finlandia tiene toda clase de títulos: es el país con más lagos (los 187.188 del comienzo) y, por si fuera poco, tiene casi 180.000 islas. No es de extrañar que, además, tenga uno de los aires más limpios de Europa.

Pero son sus récords sociales los que le han dado fama: es el tercer país en igualdad de género en el mundo y uno de los mejores para ser madre. Ha recibido reconocimientos del Foro Económico Mundial y su sistema educativo es considerado uno de los mejores en el planeta.

Esa combinación de recursos naturales con estrategias de aprovechamiento del capital humano explica que a todo esto Finlandia sume credenciales como una de las naciones más innovadoras del mundo. Aunque emprender es allí, como en otras partes, el resultado de una visión individual, la diferencia está en un ecosistema de emprendimiento que se alimenta de la educación, convive con la investigación universitaria y se alía con los programas de gobierno.

La educación es la base, y en Finlandia es gratuita: 9 años obligatorios de básica y 3 opcionales de bachillerato. Las universidades –hay 38 en el sistema público, enfocadas en ciencias básicas y aplicadas– perfilan la formación profesional según los intereses de cada estudiante, y a menudo los alientan a realizar pasantías y formar grupos de investigación. De la relación entre academia y empresas suelen surgir soluciones que llevan a los jóvenes a lanzar sus propias start ups.

Según el profesor Martti Mäntylä, experto en tecnologías de la información del Departamento de Ciencias de la computación de la Universidad de Aalto, entre las posibilidades de apoyo, además de una donación voluntaria, las empresas también pueden destinar recursos determinados al desarrollo de funcionalidades, la ejecución de pruebas y la creación de hardware.

Uno de los proyectos principales en el país es la red de prueba testbed en 5G. La U. de Aalto y otras entidades trabajan en la construcción de uno de los campos de prueba más robustos en esta red, en conjunto con Nokia, Huawei y Sony Ericson, entre otras firmas.

En sus campos de investigación, la universidad conecta a múltiples empresas aliadas, entre las cuales figuran también Siemens, Elisa, Intel, Mediatek y Sony, con talento humano experto y grupos de investigación. Las líneas de trabajo dan experiencia a los futuros profesionales, que a menudo pueden escoger entre ser empleados por estas compañías o crear sus propios emprendimientos.Start Up Sauna

Nada más tradicional y distintivo de la cultura nórdica que el sauna. Incluso desde antes de que Finlandia fuera independiente, la tradición de tratar asuntos importantes (negocios, leyes, tratados comerciales) o simplemente socializar en estos espacios se mantiene. En una habitación de madera, los participantes se sientan en torno a piedras calientes sobre las cuales se vierte agua, para producir vapor. Dependiendo del arrojo de cada quien, a esa experiencia puede seguirle un chapuzón en las aguas gélidas del mar Báltico.

El elemento integrador del sauna inspiró a una organización estudiantil que desde 2010 promueve la cultura del emprendimiento entre los universitarios. El Start Up Sauna ha apoyado el lanzamiento de unas 173 empresas y realiza capacitaciones, intercambios y programas formativos extracurriculares para que los jóvenes se inspiren y persigan sus sueños.

Kasperi Suomalainen, capitán de la organización estudiantil, dice que, en una era de transformación digital, cualquier nueva empresa será, eventualmente, una compañía de datos. “No se trata solo de lo que vendes, sino de qué puedes hacer con los datos que tienes. Las ganancias no pueden ser el único resultado. Tienen que hacer un mejor trabajo y trabajar por el bien”.

Otro factor clave para la innovación finlandesa es la promoción de los emprendimientos y la búsqueda constante de su internacionalización. Hasta este año, el Gobierno tenía el programa Finpro, para el fortalecimiento de las empresas del país, y la agencia Tekes, para la inversión en innovación. En 2018, ambas instituciones se fusionarán para configurar el Team Finland, un programa que no solo ayudará con recursos a los proyectos, sino que también apoyará su expansión en mercados internacionales.

En entrevista con EL TIEMPO, Jukka Häyrynen, director ejecutivo de Tekes, explicó que las fortalezas de su país se deben a los nuevos ecosistemas de negocio, el bienestar y la capacidad de biotecnología, clean tech y digitalización.

Según el experto, quien ha sido empresario e inversionista los últimos 25 años, la clave está en el aprendizaje. “Hay que aprender de los errores, aprender rápido y aprender de otros”.

Cuando un emprendimiento inicia el proceso de acompañamiento en Tekes, el primer paso es que se dirijan directamente a sus clientes y piensen en cómo acercarse a sus mercados. Luego, los emprendedores deben analizar y entender cómo funciona el producto, si existe demanda y quiénes están dispuestos a pagar por él. En 2016, Tekes apoyó a unas 700 start ups, con una cifra total de 142 millones de euros. El 66 por ciento de ellas tenían menos de tres años de su creación.

Por eso, en Finlandia se apoyan los fracasos. Este no se percibe como un punto final o un destino ineludible, sino que existen espacios para conversar sobre sus causas, reformular estrategias y aprender de cada traspié. Según el director de Tekes, en promedio, de unas 800 start ups que reciben financiación inicial, solo 5 son capaces de conseguir financiarse por sus propios recursos y continuar en el proceso. Sin embargo, los emprendedores lo siguen intentando.

“La única forma de evitar el fracaso es fallar rápido, aprender y volver a tratar de nuevo. En Europa, un millón de dólares es mucho dinero; pero en Silicon Valley una hora es mucho tiempo. El consejo principal es estar en el mercado con rapidez”, agregó Häyrynen.Aprender jugando

Pero no solo se trata de aprender de los errores, sino también de los aciertos de otros. Uno de los sectores más destacados en Finlandia es el de los videojuegos, el cual ha dado origen a títulos como Angry Birds y Clash of Clans. El éxito de su formato ha dado lugar a la creación de start ups basadas en ludificación y educación.

Un muestra de esa adaptación de saberes es Seppo, una plataforma de aprendizaje en línea basada en videojuegos didácticos creada por Riku Alkio, quien fue docente durante más de diez años. Para el emprendedor, el objetivo de su proyecto era “encontrar una nueva y mejor forma para que los niños se sientan animados con el aprendizaje”. Para lograrlo unió la tecnología con la creación de espacios para el aprendizaje en el mundo físico, buscando promover el trabajo en equipo. “Creemos que todo el aprendizaje de valor pasa alrededor de la interacción humana”, aseguró.

Según su investigación, el 75 por ciento de los estudiantes con los que realizó las pruebas de su producto se sintieron más involucrados en el aprendizaje, y el 79 por ciento aseguró sentirse más productivo y motivado. Un profesor puede generar una actividad en el Jardín Botánico, evaluar fotografías o videos de los estudiantes hablando de plantas específicas y enviar la calificación a los dispositivos móviles. En este momento, Seppo es usado en 20 países por más de 800 escuelas y más de 8.000 profesores.

Al contrario de lo que se podría pensar, en una sociedad en la cual la tecnología forma parte del currículum educativo en todos los niveles y en la que ya se prueban redes de quinta generación y barcos de carga autónomos, el avance y la rapidez del desarrollo tecnológico no son algo tan aterrador como podría parecer para el sector empresarial.

Según Häyrynen, muchas personas hablan de que “la creatividad se va a acabar” Sin embargo, señala: “Al estudiar un poco atrás, en los años 70, con las computadoras, se llegó a pensar que la creatividad disminuiría. En realidad pasó todo lo contrario: la necesidad de ser creativos e innovar sigue en aumento”.

Y puntualizó: “El futuro tiene cosas muy aterradoras: la privacidad ya no es más privacidad, y no sabemos si el medioambiente estará seguro. Pero con buenas políticas y buenas personas podemos resolver esas cuestiones y hacer del mundo un mejor lugar para vivir”.

Pero no imagine una panacea. Los finlandeses reconocen que emprender puede ser un camino con múltiples obstáculos, y por eso tratan de encontrar la cara amable en la adversidad. Es la filosofía detrás de eventos como Slush, la feria de start ups más grande del país, que desde 2011 ha convocado a inversionistas, periodistas y emprendedores en Helsinki. Su éxito ha generado réplicas en Tokio, Shanghái, Pekín y Singapur. Este año tendrá lugar del 30 de noviembre al primero de diciembre. Slush quiere decir ‘agua y nieve’, y alude a una de las temporadas más frías, oscuras y difíciles del clima nórdico. El objetivo de hacer la feria en esa temporada es recordar que “incluso en épocas oscuras, las buenas ideas brillan”.

Por eso no es de extrañar que existan eventos como el Polar Bear Pitching, en el cual los emprendedores interesados en conseguir inversión para sus ideas deben hacer la presentación de su proyecto y de su modelo de negocio ( lo que en inglés se denomina pitch). Pueden hablar ante los posibles inversionistas el tiempo que deseen... siempre y cuando permanezcan sumergidos en un lago congelado, en invierno.Recomendaciones para emprendedores

Según Jukka Häyrynen, director ejecutivo de Tekes, la agencia finesa para la inversión en innovación:

1. Para pasar de sobrevivir en el mercado a ser exitoso hay que saber ejecutar la idea de negocio.

2. No espere en casa a desarrollar un producto hasta que esté terminado. Para entonces, alguien con un producto menos completo ya estará en el mercado.

3. Cuando se es veloz, nadie más puede robar su idea. Al ser más rápido hay más tiempo y experiencia para conocer y desarrollar la idea o el mercado, antes de que lo hagan potenciales competidores.

4. Emprender se trata de tener una idea, amigos, los cuales significan dinero porque tanto ellos como los familiares y conocidos son los primeros en invertir dinero en un emprendimiento, pero la ejecución es el asunto.

5. No todas las personas logran ser emprendedores exitosos, pero si se tiene una idea, se puede encontrar a un conocido que pueda ejecutarla y hacer negocios exitosos.

6. Los emprendedores siempre están desarrollando cosas, cambiando. Las aceleradoras no pueden enseñarles las cosas que están inventando, pero sí pueden ayudarles a encontrar aliados para tener procesos más veloces.

LINDA PATIÑO

Entradas populares