La iluminación circadiana consiste en el adaptar la luz artificial de los espacios cerrados a los ciclos biorrítmicos naturales de los seres humanos.

Temperatura del luz adecuada para cada momento del día - Kilkenny
 Esta tendencia está llegando con fuerza desde Estados Unidos, surge a raíz de los diferentes estudios científicos sobre los ritmos circadianos y promete mejorar la calidad de vida, reducir el estrés y aumentar la productividad de las personas.

Más de la mitad de la población mundial vive en grandes ciudades y se prevé que antes de 2050 esa cifra llegue al 60%. Según los estudios realizados por laEscuela de Medicina de Harvard, la población que se concentra en las urbes pasa un 90%de su tiempo en espacios cerrados, esto tiene un impacto en la salud y en el bienestar.

«El ser humano se ha adaptado de forma natural a despertarse cuando sale el sol y acostarse cuando se pone. Los diferentes ciclos del día provocan que el cuerpo segregue una serie de sustancias, como la melatonina, que influyen en los ciclos del sueño», cuenta Pablo Muñoz, director general de Evalore, empresa pionera en España en aplicar el «wellnes» al hogar y los espacios de trabajo. «Cuando das al organismo el mismo tipo de luz de forma muy prolongada, entiende que es siempre la misma hora y el cuerpo se confunde, su funcionamiento deja de ser normal», explica.

Según los diferentes estudios médicos, el desajuste de los relojes circadianos tiene una incidencia directa en trastornos alimentarios, obesidad, trastornos del sueño, depresión, problemas reproductivos, diabetes y diversas enfermedades como el cáncer de mama y el de próstata.

Por este motivo, muchas disciplinas que abarcan desde la nutrición a la psicologíatoman los biorritmos como punto de partida para elaborar sus terapias y mejorar la calidad de vida de sus pacientes. En decoración y diseño de interiores cada vez tiene más presencia, en especial la adaptación de la luz a los espacios de trabajo: «porque pasamos la mayor parte del día en oficinas» y, según Muñoz «mejora la salud y el bienestar del trabajador y esto se traduce en términos económicos para la empresa: reduce las bajas y el absentismo, aumenta la motivación y mejora la productividad».

Según Circadian, una empresa norteamericana fundada por un miembro de laHarvard Medical School, la iluminación circadiana reduce también en un 35% la rotación y los accidentes laborales.
¿Cómo aplicarlo al hogar?

El hogar es el lugar en donde descansamos y nuestro refugio último, por lo tanto la calidad de vida entre sus paredes es fundamental para nuestra salud y nuestro estado de ánimo.

Actualmente muchas empresas instalan en los hogares dispositivos digitales que regulan las luminarias de toda la casa para adaptar sus cualidades a nuestro organismo y estilo de vida.

Esta actividad puede también realizarse manualmente instalando diferentes luminarias que irradien luz a intensidades que varían durante las diferentes horas del día y estaciones del año, la técnica consiste solamente en estar pendiente del exterior y procurar que la luz interior sea lo más parecida posible.

La estrategia cambiará en función del tipo de estancia en la que nos movamos. Según los expertos, en los dormitorios es más recomendable instalar bombillas con luz amarilla, ya que el tiempo que pasamos en estos espacios suele ser justo antes de ir a dormir y cuando nos acabamos de despertar.

Para las zonas comunes como salones y comedores, se recomienda una temperatura intermedia: «ni tan baja como la que se necesita justo antes de ir a dormir ni tan alta como en la que se está trabajando a pleno rendimiento, asegura Muñoz».

En las cocinas y cuartos de baño conviene instalar luminarias o bombillas que emitan luz fría, porque pasamos poco tiempo en esas partes de la casa y, generalmente no son lugares dedicados al descanso.

Para extremar la eficacia de estas pautas conviene combinar la luz cenital con«downlights» para que, independientemente de la hora o el tiempo que pasemos en una estancia, podamos imitar la luz exterior en la medida de lo posible.

Un paso intermedio entre la forma manual y el sistema digitalizado son las bombillas Silk, de Kilkenny. Se trata de luminarias fijas que varían automáticamente la intensidad y temperatura de su luz emulando los matices del amanecer y la del ocaso.

Entradas populares