Rusia lanza el cohete Soyuz-2.1b y pone en órbita un satélite ruso para la detección remota de la Tierra, además de otros 18 aparatos cósmicos.



El cohete Soyuz-2.1b con el satélite meteorológico Meteor-M 2-1 se eleva desde el cosmódromo Vostochni, 28 de noviembre. 2017
Kirill Kudryavtsev / AFP
Síguenos en Facebook

El cohete Soyuz-2.1b ha despegado este martes desde el cosmódromo Vostochni con el satélite de teledetección terrestre Meteor-M No. 2-1, así como con un grupo de pequeños aparatos cósmicos y nanosatélites.

El lanzamiento, el segundo en la historia de este cosmódromo situado en el Lejano Oriente ruso, se produjo a las 08:41, hora de Moscú. El bloque impulsor Fregat se separó del cohete y elevó los satélites a 825,5 kilómetros de altura.

Además del Meteor, hasta la órbita se dirige el aparato Báumanets-2, elaborado por estudiantes de la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú, y 17 satélites de otros países, concretamente Noruega, Suecia, Alemania, Japón, EE.UU. y Canadá.

Sin embargo, el Meteor-M no ha alcanzado la órbita y Roscosmos no ha conseguido establecer contacto con el satélite durante el primer intento de comunicación.

Se prevé que tras poner en órbita el último aparato cósmico, el canadiense LEO Vantage, el bloque impulsor regresará a la Tierra y entrará en la atmósfera a una altura de 100 kilómetros. Los restos que no se quemarán en la atmósfera se hundirán en el océano Pacífico después de las 14:15 hora de Moscú.

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago