Una explicación para una anomalía recientemente descubierta en Titán, la luna de Saturno


Resultado de imagen para Desvelado el origen de la misteriosa fuente de frío en Titán, la luna de SaturnoDesvelado el origen de la misteriosa fuente de frío en Titán, la luna de Saturno
Los vórtices de viento de los polos están a temperaturas extremadamente bajas a causa está de la presencia de peculiares moléculas.

Una investigación dirigida por científicos de la Universidad de Bristol acaba de publicar un artículo en la revista Nature Communications en el que por fin han propuesto una explicación para una anomalía recientemente descubierta en Titán, la luna de Saturno: la de uninesperado e importante enfriamiento de su atmósfera, justo por encima de los polos. Según han explicado, este efecto se debe a la composición tan peculiar de los gases, que le hace comportarse de un modo único entre todos los planetas del Sistema Solar.

La anomalía se encuentra en el hecho de que los vórtices que se forman sobre los polos de la luna están extremadamente fríos. Normalmente, estos remolinos están más calientes, porque en su interior se forma corrientes de aire descendentes que se comprimen y que se calientan (al igual que ocurre cuando se infla la rueda de una bicicleta con una bomba).

Sin embargo, la nave Cassini, que se sumergió en Saturno para siempre hace unos meses, pudo observar los polos durante la mitad de un año de la luna (que dura 29,5 años terrestres), y comprobó que el panorama no encajaba con lo previsto. Los sensores detectaron la formación de un punto caliente en los polos en 2009, pero este fue seguido de otro frío en 2012, con temperaturas de -153 grados centígrados, y otros más calientes ya en 2016.

Estos fenómenos no son compatibles con lo que se sabe sobre otros planetas terrestres del Sistema Solar (es decir, Tierra, Marte y Venus), así que los investigadores buscaron alguna posible explicación. A la vista de los datos, han podido concluir que el motivo de la formación de estos vórtices fríos está en la composición química de la atmósfera.

Reacciones exóticas

«Para la Tierra, Venus y Marte el principal mecanismo de enfriamiento atmosférico es la radiación infrarroja emitida por el dióxido de carbono», ha explicado en un comunicado Nick Teanby, director del estudio. «Sin embargo, en Titán hay reacciones fotoquímicas exóticas que producen hidrocarburos como el etano o el acetileno, y derivados del nitrógeno, como el cianuro de hidrógeno o el cianoacetileno, que producen el grueso del efecto de enfriamiento».

Estos gases se producen en las alturas de la atmósfera pero son arrastrados por las corrientes de aire, con la consecuencia de que se acumulan masivamente en determinados momentos, produciendo el efecto de enfriamiento.

Los investigadores recogieron los datos captados por Cassini sobre la temperatura y la composición de la atmósfera de Titán y los usaron en un modelo numérico para simular el balance de calor y de enfriamiento de la luna. Así, lograron explicar el anómalo enfriamiento de Titán.

«Este efecto es hasta ahora único en el sistema Solar y solo es posible por la exótica química de la atmósfera de Titán», ha explicado Teanby.

¿Por qué es interesante esta investigación? No solo permite refinar la ciencia del estudio de los planetas y de las atmósferas, sino que permite explicar cómo funciona un importante mundo del Sistema Solar que, a pesar de ser una luna, es más grande que el planeta Mercurio y que tiene interés incluso para la búsqueda de vida. De hecho, el extraño aspecto de Titán, cubierto por mares y ríos de «gas natural» líquido, con precipitaciones y una corteza de hielo, ha llevado a los científicos a proponer que la vida es posible allí, pero que esta sería realmente extravagante.

Además, lo aprendido en esta investigación podría servir para explicar en el futuro el comportamiento de planetas lejanos. Tal como ha añadido Nick Teanby: «Un efecto similar podría estar ocurriendo en muchos exoplanetas con atmósferas, y esto tendría impacto en la formación de nubes y en la dinámica de sus atmósferas».
Gonzalo López Sanchez

Entradas populares