Venezuela: la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reafirmó este lunes sus líneas rojas ante las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro

El expresidente de la patronal Fedecámaras, Jorge Roig (c), lee un documento de la oposición sobre el diálogo este lunes en Caracas - Efe
La oposición venezolana reafirma las líneas rojas para el diálogo con Maduro
Una MUD dividida y otros sectores venezolanos presentan sus exigencias para la reunión de República Dominicana, entre ellas la ayuda humanitaria

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reafirmó este lunes sus líneas rojas ante las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro, previstas los próximos 1 y 2 de diciembre en República Dominicana. El antichavismo reiteró en Caracas que el diálogo se centrará en la apertura de un canal humanitario que permita enviar alimentos y medicinas a Venezuela, la liberación de los presos políticos, un cambio en el Consejo Nacional Electoral (CNE, chavista) y la restitución de los poderes constitucionales a la Asamblea Nacional (mayoría opositora).

La nueva ronda de conversaciones debería comenzar formalmente con la participación como acompañantes de los cancilleres del país anfitrión, Bolivia y Nicaragua (elegidos por el Gobierno) y de México, Paraguay y Chile (elegidos por la oposición). Sin embargo, la supervisión internacional no quedó clara porque no fue mencionada en el documento que leyó el expresidente de la patronal Fedecámaras, el empresario Jorge Roig, quien aclaró que decidió apoyar el proceso de conversaciones que busca defender la Constitución, el derecho a la comida y las medicinas.

Roig aseguró que acuden a un diálogo con un gobierno que no respeta los derechos humanos, aunque recalcó que no van a dejar de luchar por una Venezuela libre. Sectores de la economía y la sociedad civil de Venezuela estarán representados en República Dominicana.
Delegados

La delegación opositora estará encabezada por Julio Borges, presidente del Parlamento. Además estará integrada por Enrique Márquez, Luis Florido, Luis Aquiles Moreno, Eudoro González, Gustavo Velásquez, Timoteo Zambrano, Vicente Díaz, Simón Calzadilla, Roberto Henríquez, Juan Manuel Raffalli, Daniel Sierra, Asdrúbal Oliveros, María Eugenia Mosquera, Colette Capriles, León Arismendi, Marcela Máspero, Luis Carlos Padilla, Feliciano Reyna, Mariela Magallanes y Manuel Teixeira.

El empresario venezolano se refirió también a las cuatro exigencias de la oposición, entre ellas unas elecciones libres y transparentes con el cambio del CNE. Son las mismas condiciones que la MUD ha impuesto desde que el año pasado comenzó el diálogo con la mediación del Vaticano y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que fracasó por el incumplimiento de Maduro de los acuerdos suscritos.

Roig reconoció que «vamos a una negociación con un gobierno sin ninguna credibilidad nacional o internacional, que ha incumplido convenios internacionales en derechos humanos y en materia laboral». Pero argumentó que el «sufrimiento de nuestro pueblo ya es un grito que clama al cielo y nos obliga, por razones de responsabilidad y humanidad, a intentar todo lo que haya que hacer para ponerle fin». Añadió que la transición «entre un régimen dictatorial a la libertad y a la democracia siempre pasa por una negociación».
Mala gestión

La MUD recalcó que un país rico en petróleo como Venezuela no puede seguir con esta crisis generalizada por las «malas políticas del gobierno». La coalición opositora se refería a «niños víctimas de desnutrición, ancianos muriendo por no conseguir medicinas, familias hurgando restos de comida en la basura, jóvenes huyendo del país en busca de futuro, y familias enteras haciendo inmensas colas en busca de los pocos alimentos que se pueden comprar».

Borges admitió el domingo que la oposición es consciente de que se enfrenta a un régimen que no cumple con los compromisos adquiridos. Pero el jefe de la Asamblea Nacional consideró un «deber moral» poner al Gobierno «contra la pared para que se den todas las exigencias que solicitaremos». Borges precisó que la oposición ya tiene una agenda «clara» y que la «prioridad» es la entrada de alimentos y medicinas. «Como complemento de esto, que podamos lograr las condiciones para que sean los venezolanos, a través de voto, los que puedan lograr el urgente cambio de gobierno».

El presidente del Parlamento explicó que la coalición opositora se ha reunido en los últimos diez días con distintos sectores de la sociedad –Iglesia, ONG, rectores de universidades, sindicatos y gremios– para informarles sobre la necesidad de mantener una negociación con el régimen ante la profundización de la crisis que atraviesa el país caribeño. La Iglesia católica venezolana pidió a los dirigentes de la MUD que exigieran al Ejecutivo chavista la apertura de la ayuda humanitaria como un deber moral.

Ludmila Vinogradoff

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago