El asteroide Oumuamua puede ser una nave alienígena



El primer asteroide interestelar Oumuamua.
ESO / M. Kornmesser
Síguenos en Facebook

Los científicos vienen analizando a Oumuamua ('primer mensajero' en hawaiano), el primer asteroide interestelar que entró en nuestro Sistema Solar, desde que fuera descubierto el pasado 19 de octubre por astrónomos de la Universidad de Hawái.

El equipo de Breakthrough Listen, un ambicioso proyecto científico para la búsqueda de vida extraterrestre en otras galaxias del que es integrante Stephen Hawking, está usando uno de los telescopios más grandes del mundo para monitorizar durante 10 horas al extraño objeto interespacial, que se encuentra en Virginia Occidental (EE.UU.). La observación arrancó la tarde de este miércoles y concluyó la mañana del jueves, aunque sus resultados aún no han sido anunciados.

Los científicos buscan señales electromagnéticas provenientes de Oumuamua que no pueden ser producidas por la naturaleza, por lo que, en caso de hallarse dichas señales, confirmaría que se trata de una nave extraterrestre.

El asteroide, considerado el primer objeto interestelar que procede del exterior del Sistema Solar, fue definido por la NASA como un objeto rocoso con forma de aguja o cigarro —algo extraño, puesto que la mayoría de los cometas son redondos— y de tono rojizo que viaja a unos 315.000 kilómetros por hora.


"No queremos ser sensacionalistas de ninguna manera, y somos muy realistas sobre las posibilidades de que esto sea artificial", afirmó el financiador del proyecto, el multimillonario ruso Yuri Milner, a la revista Scientific American.
"Es muy misterioso cómo ha formado esta apariencia"

Los científicos no saben con certeza de qué material estaría hecho Oumuamua, pero barajan la posibilidad de que se trate de roca o metal, al no encontrarse la típica nube de polvo espacial que dejan los asteroides.

"Creemos que este asteroide es muy largo, con unos 400 metros, y estrecho, alrededor de 40 metros. Tiene una forma muy extraña. Es muy misterioso cómo ha formado esta apariencia", asegura el director del Centro para el Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Paul Chaos, en un video del canal de la NASA en Youtube.

La alargada forma del asteroide hace probable que se trate de una nave interespacial, ya que minimiza la fricción y el daño del gas y polvo interestelar, como explican los científicos en un comunicado de la web de Breakthrough Listen. También aclaran que aunque el origen sea posiblemente natural, aún no existe un consenso sobre cuál podría haber sido.

"Cuanto más estudio este objeto, más inusual me parece, lo que me hace preguntarme si podría ser una sonda artificial que fuera enviada por una civilización alienígena", admite Avi Loeb, director del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard a Milner, recoge The Atlantic.
Oumuamua se encuentra a dos unidades astronómicas de la Tierra, esto es, al doble de la distancia existente entre nuestro planeta y el Sol, y no supone ningún peligro para la Tierra al estar abandonando el Sistema Solar.

El asteroide fue captado una vez se alejaba de nuestro planeta.

Entradas populares