El creador de la criptomoneda más conocida llega a la lista de las 50 personas más ricas de la revista «Forbes» en el momento de mayor fortaleza de esta controvertida divisa que ha alcanzado este año los 18.000 dólares.

El fastuoso enigma del creador del Bitcoin


¿Está vivo? ¿Muerto? ¿Oculto en algún lugar secreto? La misteriosa identidad que se esconde detrás del pseudónimo Satoshi Nakamoto, la persona a la que se le atribuye la creación de la criptomoneda Bitcoin, es uno de los enigmas más embriagadores de los últimos años. Se cree que es un ciudadano estadounidense-japonés que en el año 2009, y por medio del lanzamiento de un software, se inauguró la red que permite la transferencias de bitcoins, la principal moneda digital -se estima que hay miles-.

Lo cierto es que aunque se especuló con una nacionalidad nipona, nunca se ha podido demostrar que escribiera ningún texto en esa lengua. Hay teorías incluso que avalan el hecho que se trata más bien de un grupo de individuos que han querido enriquecerse no tanto como plantar la semilla de una revolución financiera. En cualquier caso, aquella embrionaria idea financiera no ha dejado de agitar los cimientos del sistema económico tradicional.

Por su filosofía, las criptomonedas no requieren de intervención gubernamental ni de un regulador específico para poder operar. Funciona mediante una tecnología «blockchain» o «cadena de bloques» que permite poner en marcha un libro de contabilidad mundial. Una brillante concepción que está concebido para múltiples aplicaciones, aunque ha sido la transferencia de dinero digital lo que ha generado mayor interés. Se trata de una forma de pago que tiene en la encriptación de datos el respaldo de su valor material, está desarrollado colectivamente a través de una plataforma de código abierto y sin el control de ningún organismo regulador.

Temor a una burbuja

Con el tiempo, el bitcoin ha crecido exponencialmente. A día de hoy ha superado los 18.000 dólares de valor, lo que ha despertado las dudas acerca de si se trata de una burbuja especulativa o de si, por el contrario, estamos ante un valor refugio que se sumerge en una revolución. En cualquier caso, en la actualidad el 40% de los bitcoins pertenece, únicamente, a solo mil personas, lo que a su vez ha contribuido a alimentar las posiciones más reacias a este tipo de sistema monetario surgido en la era de internet.

Tanto ha sido ese impulso que ha tomado el bitcoin que su creador se ha metido en la lista de 50 personalidades más ricas del mundo elaborada por la revista «Forbes». Posicionado en el puesto 44, a Nakamoto se le atribuye una fortuna cercana a los 19.400 millones de dólares (16.433 millones de euros) gracias a sus 980.000 criptomonedas propias que se han podido vincular. Una cifra que le sitúa detrás de Stefan Persson, máximo accionista de la conocida cadena de ropa Hennes & Mauritz (H&M).

En los últimos años se ha especulado en torno a su figura. ¿Quién es? ¿Se oculta por temor a ser robado o atacado? Han sido varias las personas a las que se les ha relacionado. Nombres y apellidos que han desfilado sin certeza alguna, alimentando al monstruo y bosquejando un volcán que, por el momento, permanece inactivo. En 2014 la revista «Newsweek» aseguraba en un reportaje que un ciudadano estadounidense-japonés de 64 años y de nombre Dorian Nakamoto que respondía a ese mismo nombre se trataba del creador de la moneda virtual Bitcoin, pero finalmente negó ser el «padre» del invento.

Un misterio que se ha extendido en varios capítulos. Ya en 2011 se apuntaba a que el sociólogo económico finlandés Vili Lehdonvirta y un joven estudiante de criptografía Michael Claro operaban con el pseudónimo Nakamoto. El mismo año en que se fueron publicando varios indicios que sugerían que los expertos Neal Rey, Vladimir Oksman y Charles Bry habían creado la red Bitcoin, algo que también negaron rotundamente.

El cuento de nunca acabar continuó en 2013 cuando se apuntaba al matemático japonés Shinichi Mochizuki como el «padre» de la criptomoneda. Incluso hubo intentos de vincular al Bitcoin con Ross William Ulbricht, supuesto creador de un mercado negro, Silk Road, que operaba en la llamada «deep web» o «internet profunda», que funcionó hasta su arresto hace cuatro años. Pero a lo largo del tiempo desfilaron otros nombres, como Hal Finney, experto criptográfico.

Bajo una perspectiva propia del cine negro, el nombre que más ha tenido fuerza como precursor de la moneda descentralizada ha sido Craig Steven Wright, un un académico australiano y emprendedor de 46 años. Fue detenido en 2015 y el pasado año aseguraba que él era Satoshi Nakamoto. Un anuncio que destapó horas después las dudas de los expertos, quienes lamentaban que se trataba de mera publicidad de sus empresas, provocando que Wright tuviera que salir públicamente a retractarse. Lo hizo sin aportar ninguna prueba evidente, pasando así una nueva página de una historia de enigmas y misterios.

Entradas populares