El domingo 2 de diciembre de 1990 se realizaron las primeras elecciones que se celebraron en Alemania después de producirse la reunificación después de 45 años de separación y con apenas dos meses de unidad.

Los alemanes sellaron la reunicación con elecciones democráticas











Los alemanes sellaron la reunicación con elecciones democráticas

Constituían además las primeras elecciones libres celebradas en todo el territorio alemán unificado desde las elecciones de 1932, antes de la consolidación del régimen nazi.

Ese mismo año, pero en el mes de marzo, Alemania oriental que no podía quedarse sin autoridades después de la reunificación realizaron las primeras elecciones libres; la Unión CristianoDemócrata (CDU) de Kohl ganó con el 40,8% de los sufragios, un resultado que para el Canciller equivalía a un plebiscito. La población de la República Democrática Alemana (RDA) creía en los efectos positivos de una unificación rápida y Kohl era el líder que la proponía.

Después de la reunificación alemana, 46,5 millones de alemanes occidentales más 11 millones de alemanes orientales fueron a las urnas para elegir el Parlamento federal en condiciones de libertad e igualdad. Los candidatos, así como toda la población eran conscientes que se iniciaba una nueva etapa, difícil por las diferencias existentes después de casi medio siglo de separación.

Significó un aumento de 15 millones de nuevos votantes con dos realidades completamente diferentes. Los candidatos tenían que realizar una campaña llamativa, convincente y a la vez tranquilizadora para los votantes del lado este pero sin perder de vista los intereses de los alemanes del oeste. Además de despejar las inquietudes de habían manifestado el presidente de Francia, François Mitterrand, y la primera ministra británica, Margaret Thatcher.

Los candidatos fueron: Helmut Kohl apoyado por CDU/CSU también llamados Partidos de la Unión, es un término que se refiere a los dos principales partidos conservadores de Alemania, la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

Oskar Lafontaine del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). Otto Graf Lambsdorff del Partido Demócrata Libre (FDP); Petra Kelly del Partido Verde y Gregor Gysi del Partido del Socialismo Democrático (PDS)

La campaña la centraron en los problemas económicos y financieros que acarrearía la reunificación naciente. Mientras que Lafontaine, líder de los socialdemócratas, advertía sobre los problemas que tendría el sector del este por su situación de atraso en el desarrollo económico, tecnológico, político y social; Kohl por su parte se afincaba en el futuro prometedor que tendrían al estar juntos.

Pilar Requena en su libro La potencia reticente: la nueva Alemania vista de cerca explica que en esas primeras elecciones hubo dos territorios electorales: el oeste y el este; se trataba de aplicar la cláusula del 5% en todo el territorio según la Ley Electoral de Alemania promulgada en 1949 para poder entrar en el Parlamento, esta barrera fue impuesta para evitar una dispersión de partidos pequeños que pudieran evitar la formación de un gobierno basado en una mayoría estable.

El 20 de diciembre de 1990 se constituyó el nuevo Parlamento federal y de forma simbólica lo hizo en el Reichstag; el excanciller socialdemócrata Willy Brandt como el diputado de mayor edad fue el encargado de abrir la primera sección.

PARTE ECONÓMICA DE LA CAMPAÑA

En la parte económica Kohl proponía la paridad entre el poderoso Deutschemark occidental y el Volksmark del este, una iniciativa duramente combatida por el Bundesbank, el Banco Central de la RFA, que considera la situación económica de la república comunista mucho más desastrosa de lo que puede dejar pensar su clasificación de décima potencia económica mundial. El gesto además de una medida de solidaridad hacia los alemanes del este era una decisión destinada a evitar su éxodo masivo hacia el oeste.

Desde 1991 se empezó a aplicar el Solidarpakt, un instrumento por el que el Estado finanza la reconstrucción de la ex RDA, por medio de un impuesto establecido a propósito. En total, los nuevos Länder (Estados federados de la ex RDA) recibirán por esa vía unos 250.000 millones de euros hasta 2019, fecha en que se prevé dejará de aplicarse el dispositivo.

La página web eleconomista.es explicó que “la causa no reside en la división alemana, sino que se remonta a tiempos anteriores: el este del país siempre fue más rural y menos industrial que el oeste, donde se han concentrado las urbes Francfurt y Munich. Y esto sin tener en cuenta su demografía, debilitada por el envejecimiento y la emigración masiva hacia el oeste”.

La promesa de transformar los nuevos Länder (estados) del este en "paisajes florecientes" no se cumplió y Alemania estuvo durante mucho tiempo lastrada por el enorme peso financiero y social de una transición brusca.

Ningún proceso de reunificación es fácil, hoy Alemania es la tercera economía del mundo por volumen de PIB. Su deuda pública en 2016 fue de 2.368.776 millones de dólares, con una deuda del 68,1% del PIB. Su deuda per cápita es de 28.608 dólares por habitante, según la información suministrada por la página www.datosmacro.com.

En cuanto al Índice de Desarrollo Humano o IDH, que elabora las Naciones Unidas para medir el progreso de un país y que en definitiva nos muestra el nivel de vida de sus habitantes, indica que los alemanes se encuentran entre los que mejor calidad de vida tienen. Alemania se encuentra en el 20º puesto de los 190 que conforman el ranking Doing Business, que clasifica los países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios.

Los analistas afirman que la igualdad entre el este y el oeste no es todavía el 100% pero las diferencias se van acortando.


PARTIDOS PARTICIPANTES EN 1990

Aumentaron los escaños del Budestag a 662 con el fin de asimilar la representación del este. El partido ganador tendrá que tener 332 para obtener la mayoría absoluta.

Los resultados de las primeras elecciones después de la reunificación fueron los siguientes:

Helmut Kohl (CDU/CSU) con 20.358.096 votos (43,8%) logró 319 escaños.

Oskar Lafontaine (SPD) con 15.545.366 votos (33,5%) logró 239 escaños.

Otto Graf Lambsdorff (FDP) con 5.123.233 votos (11%) logró 79 escaños.

Gregor Gysi (PDS) con 1.129.578 votos (2,4%) logró 17 escaños.

Petra Kelly (Los Verdes) con 2.347.407 votos (5%) logró 8 escaños.


PILAR DÍAZ

Entradas populares