El gobierno de la prefectura de Okinawa instó a las fuerzas militares estadounidenses a suspender todos sus vuelos tras la caída de hace unos días de la ventana de un helicóptero de Estados Unidos en el patio de una escuela.






El vicegobernador Moritake Tomikawa convocó al general Paul Rock, alto oficial estadounidense, para protestar por el incidente, que calificó como una amenaza al derecho a la vida, informó Mainichi Shimbun.

Tomikawa demandó que todas las aeronaves militares de Estados Unidos dejen de volar hasta que sean inspeccionadas a fondo y se verifique que son seguras.

Por el momento, EEUU ha suspendido los vuelos de los helicópteros del mismo modelo del que protagonizó el incidente.

Por su parte, el gobernador Takeshi Onaga, que tachó de “indignante e intolerable” lo ocurrido, resaltó la necesidad de revisar la alianza de seguridad Japón-EEUU, que es “inadmisible y discriminatoria”.

Onaga visitará Tokio para protesta ante el gobierno de Japón.

Mientras tanto, la directora de la escuela donde cayó la ventana declaró a Mainichi: “Ni los maestros ni los niños están mentalmente preparados para reanudar las clases de educación física”.

El objeto cayó a solo diez metros de uno de los niños que participaban en una clase de educación física.

Entradas populares