El plan estratégico de Rusia en Venezuela y Cuba





1.- Hace unos días, Gramma medio impreso oficial del partido comunista cubano, nos dejó saber que ya PDVSA (Venezuela) no tenía el 49% accionario de la refinería Camilo Cienfuegos.

Bien fue diluida su participación por falta de aportes o bien se cobró alguna deuda no especificada que PDVSA (Venezuela) no había cumplido. No dejó de sorprender que:

* luego de 16 años de estar suministrando crudos y productos a Cuba, que comenzaron siendo 54 mil barriles diarios y que, en los años 2012 y 2013, alcanzaron “picos” de 120 mil barriles diarios, sin haber sido pagado ni un solo barril;

* habiendo financiado PDVSA con 1 mil 200 millones de dólares, la reactivación total de una refinería obsoleta y de limitada capacidad, sin haberse pagado ni un céntimo;

·*ordenado la construcción y financiando con préstamo de China, dos barcos, Sandino y Brión, de uso exclusivo para enviar crudo Mesa28 desde el oriente de Venezuela, a la refinería de Cienfuegos; existiese una deuda con Cuba. Sin embargo, eso fue lo anunciado, sorprendiendo, además, que dicho anuncio haya ocurrido cuando ésta decisión ya se habría tomado meses antes. ¿Por qué ocurre? ¿Por qué se anuncia?

2.- Se anuncia el pasado sábado que Venezuela asignó licencias a una unidad del gigante petrolero Rosneft para desarrollar dos campos de gas costa afuera, al norte del estado Sucre, en el oriente de Venezuela. Al acto acudió el propio presidente de Rosneft, Igor Sechin que también discutió asuntos de cooperación entre Rosneft y la petrolera estatal PDVSA.

Bajo el acuerdo, válido por 30 años, Grupo Rosneft – operará los campos de gas de Patao y Mejillones, sostuvo la empresa rusa, que tendrá el derecho de exportar toda la producción.

PDVSA tiene una deuda de unos 6.000 millones de dólares con Rosneft, de acuerdo a la estimación de la empresa rusa en agosto.

El mes pasado, Venezuela acordó una reestructuración de su deuda con Moscú, pero el compromiso no incluye la deuda de PDVSA con Rosneft.

3.- Luego de esta noticia, registramos una información publicada por agencias internacionales, referida a que Rusia, reafirma hoy su “solidaridad inquebrantable” con Cuba ante el “estilo altanero” de Washington, que recuerda la retórica de los tiempos de la Guerra Fría.

* “La nueva política hacia Cuba anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nos devuelve a la casi olvidada retórica de la Guerra fría“.
Para Moscú, la decisión de Donald Trump de cerrar la puerta a progresos en la normalización de las relaciones con Cuba a menos que el Gobierno de La Habana realice avances democráticos supone el retorno al enfoque que caracterizó la relación de EEUU hacia el país insular durante decenios. De acuerdo con la Cancillería rusa,

* “Cuando la anterior Administración de Washington (de Barack Obama) introdujo cambios sustantivos en su política hacia la isla, creíamos, y no sin fundamento, que no eran tanto una manifestación de buena voluntad, cuanto un reflejo del fracaso de la política del dictado y la sanciones. Ahora, el discurso anticubano otra vez es ampliamente requerido. Es de lamentar. Creemos que nadie debe dudar de que este estilo altanero de conducta hacia Cuba no tiene futuro”.

* “Reafirmamos nuestra inquebrantable solidaridad con Cuba, Rusia se pronuncia por el diálogo, la cooperación, el tendido de puentes y la comunicación sin dictado ni intentos de injerencia en los asuntos internos de los estados soberanos“.

4.- Casi de manera inmediata, la petrolera Rosneft anuncia que estudia participar en la modernización de la refinería cubana de Cienfuegos. Las perspectivas de esa participación fueron tratadas ayer en la reunión entre el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el director ejecutivo de Rosneft, Ígor Sechin, que se encuentra de gira por América Latina.

Ambas partes también trataron sobre los suministros a Cuba de petróleo y sus derivados, y desarrollar futuros proyectos conjuntos para la producción de petróleo en territorio cubano, tanto en tierra como en el mar.

Castro y Sechin se mostraron confiados en que la experiencia y las tecnologías de Rosneft ayudarán a aprovechar los recursos de hidrocarburos fósiles del país caribeño.

La visita de Sechin a La Habana es una muestra más de que Rusia, cuarto socio comercial de Cuba, está interesado en mantener una mayor presencia en Cuba, por ahora sobre todo mediante distintos proyectos económicos y comerciales.

Así, Rosneft envió en mayo 2017, más de 1 millón 300 mil barriles de de petróleo para la compañía cubana Cubametales, en el marco de un acuerdo entre los gobiernos de Moscú y La Habana.

Rusia participa en la millonaria modernización del ferrocarril cubano, mientras que el fabricante de automóviles Lada ha reanudado los envíos de vehículos al país comunista.

Queda clara la decisión de Rusia de regresar al Caribe ocupando, de nuevo, su posición en Cuba, pero ahora reforzada por su presencia en Venezuela y Nicaragua.

Política que se juega en tableros simultáneos con diferentes estrategias y tácticas operativas, al mando de especialistas internacionales.

No hay espacio para aficionados.
 Horacio Medina 

Entradas populares