En el Cinturón de Kuiper, una distante región del Sistema Solar reinan los planetas enanos y congelados,

Recreación artística de la nave espacial New Horizons de la NASA volando sobre MU69 el 1 de enero de 2019. Las primeras observaciones apuntan a que el objeto del cinturón de Kuiper puede ser binario y tener una luna - NASA/JHUAPL/SwRI/Carlos Hernandez
MU69, el mundo más allá de Plutón puede tener compañía

Detectan la presencia de lo que parece ser una luna en la extraña roca del Cinturón de Kuiper, próximo objetivo de la sonda New Horizons de la NASA

En el Cinturón de Kuiper, una distante región del Sistema Solar donde reinan los planetas enanos y congelados, la sonda de la NASA New Horizons vuela a 6.100 millones de kilómetros de la Tierra. Después de explorar Plutón, se dirige hacia una misteriosa roca aún más lejana llamada 2014 MU69, adonde llegará dentro de poco más de un año, el 1 de enero de 2019. En su camino, los científicos han desvelado algunos de los enigmas del cuerpo elegido como objetivo. Por ejemplo, que podría tener forma de cacahuete o incluso ser dos objetos que orbitan entre sí. Ahora, nuevos datos sugieren que podría tener compañía: un diminuta luna.

Esa es la última teoría del equipo de New Horizons tras analizar nuevos datos de telescopios que han observado MU69. «Realmente no sabremos qué aspecto tiene MU69 hasta que lo sobrevolemos, y quizás no logremos entenderlo completamente hasta después del encuentro», reconoce Marc Buie, integrante del equipo científico en el Southwest Research Institute en Boulder, Colorado (EE.UU.). «Pero incluso desde lejos, cuanto más lo examinamos, más interesante y sorprendente se vuelve este pequeño mundo», ha afirmado en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana en Nueva Orleans.

Los datos que llevaron a estas nuevas pistas sobre la naturaleza de MU69 se recopilaron durante seis semanas en junio y julio, cuando el equipo hizo tres intentos para colocar telescopios en la estrecha sombra de MU69 mientras pasaba frente a una estrella. El reconocimiento más valioso llegó el 17 de julio, cuando cinco telescopios desplegados por el equipo de New Horizons en Argentina estaban en el lugar correcto en el momento adecuado para capturar esta sombra fugaz -un evento conocido como ocultación- y capturar información importante sobre el tamaño, forma y órbita de ese mundo. Esa información aumentó la posibilidad de que MU69 pudiera ser dos objetos del mismo tamaño, lo que se conoce como binario.



La perspectiva de que MU69 podría tener una luna surgió de los datos recopilados durante una ocultación diferente el 10 de julio por el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (Sofia) de la NASA. Centrado en la ubicación esperada de MU69 mientras sobrevolaba el Océano Pacífico, Sofia detectó lo que parecía ser un salto muy corto en la luz de la estrella. Un análisis más detallado de esos datos, incluida la sincronización con los cálculos en la órbita de MU69 proporcionados por la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), abre la posibilidad de que ese punto detectado podría ser otro objeto alrededor.



«Un binario con una luna más pequeña también podría ayudar a explicar los cambios que vemos en la posición de MU69 durante estas diversas ocultaciones», agrega Buie. «Todo es muy orientativo, pero es un paso más en nuestro trabajo para obtener una imagen clara de MU69 antes de que la New Horizons pase volando, dentro de un año».

Ese sobrevuelo será el más distante en la historia de la exploración espacial. El antiguo objeto MU9 del Cinturón de Kuiper, descubierto en 2014, se encuentra a más de 6.500 millones de kilómetros de la Tierra. Parece no tener más de 30 kilómetros de largo o, si es un binario, cada cuerpo podría medir alrededor de 15 o 20 kilómetros de diámetro. Al igual que otros objetos en el Cinturón de Kuiper, MU69 ofrece una mirada cercana a los restos del antiguo proceso de construcción de planetas, pequeños mundos que tienen claves para la formación del sistema solar exterior.

«MU69 puede ser mucho más complejo de lo que nadie sospechaba y puede darnos muchas sorpresas en el nuevo sobrevuelo de 2019», afirma el investigador principal de New Horizons, Alan Stern, también del Southwest Research Institute. «El atractivo de su exploración se hace cada vez más fuerte a medida que aprendemos más y más sobre él. ¡Es simplemente fantástico!»

Entradas populares