'Microondas de crucero' de EE.UU. para quemar los controles de misiles norcoreanos


Wasington podría disponer de esta nueva arma de guerra electrónica en cuestión de días, según fuentes de la Fuerza Aérea de EE.UU.

Lanzamientos de prueba de misiles balísticos intercontinentales en Corea del Norte
commons.wikimedia.org / Mariusstad / CC BY-SA 4.0
Síguenos en Facebook

Mientras aumentan las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte por el programa nuclear de Pionyang, Washington pronto podría contar con una nueva arma para afrontar un posible conflicto militar: un 'microondas volador' que desactiva sistemas de control de misiles.

El Proyecto de Misil Avanzado de Microondas de Alta Potencia contra Sistemas Electrónicos (CHAMP, por sus siglas en inglés), diseñado para dotar a los proyectiles de crucero portados por bombarderos estratégicos B-52 con medios de lucha electrónica que emitan potentes impulsos para neutralizar los sistemas electrónicos enemigos, podría estar listo dentro de unos días, informa NBC News.

"Acertamos casi al 100 %"

En 2009, un laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. empezó a desarrollar ese armamento, que estaba listo para pruebas en 2012, según han explicado varias fuentes a ese medio. Uno de sus documentos, fechado en diciembre de 2016, indicó que los misiles de trayectoria baja son "capaces de entrar en un área disputada e incapacitar los sistemas electrónicos hostiles".

Durante una de las pruebas, un B-52 lanzó varios misiles dotados de equipos CHAMP sobre un conjunto de edificios ubicados en un polígono de Utah (EE.UU.), en donde había equipos que fingían el equipamiento que emplean Irán y Corea del Norte para producir armas de destrucción masiva.


"Funcionó exactamente como esperábamos. Hubo objetivos de varias clases en aquellas instalaciones y acertamos casi al 100 % qué sistemas iban a resultar afectados y de qué manera", explica Mary Lou Robinson, responsable de su desarrollo.

La ventaja del CHAMP es que no emplea fuerza letal en un escenario de combate cuando paraliza los sistemas de control ajenos. Sin embargo, no es de gran alcance, así que el misil debe acercarse bastante para lograr su objetivo.

De este modo, un B-52 tendría que adentrarse en el espacio norcoreano, una acción que Pionyang interpretaría como un acto de guerra. Tampoco queda claro si el CHAMP sería útil contra un misil nuclear ya lanzado.

Entradas populares