Mientras Rusia y China buscan revolucionar sus fuerzas armadas con inteligencia artificial, EE.UU. puede quedarse atrás en esta carrera armamentista

Los especialistas instan a Washington a establecer una estrategia de desarrollo tecnológico militar para "encabezar la revolución que se está acercando", en vez de ser "su víctima".

Pruebas de laboratorio del robot FEDOR en Magnitogorsk, Rusia, el 8 de diciembre de 2012.
Alexander Ovcharov / Sputnik
Síguenos en Facebook

Mientras Rusia y China buscan revolucionar sus fuerzas armadas con inteligencia artificial, EE.UU. puede quedarse atrás en esta carrera armamentista, indica un informe preparado por un grupo de especialistas que incluye a ex funcionarios del Departamento de la Defensa estadounidense y diversos expertos de campo, publicado el miércoles por el centro de estudios Govini.

Ante el ritmo con el que China y Rusia –calificados como los principales competidores militares de Washington– avanzan en las tecnologías de inteligencia artificial (IA), los militares de EE.UU. no tienen más remedio que "encabezar la revolución que se está acercando o convertirse en su víctima", sostiene ese estudio.

"La dura elección se definirá por el grado en que el Departamento de Defensa reconozca el potencial militar revolucionario de la IA y de los sistemas autónomos avanzados", añade el informe, citado por CNN.


El robot chino RoboThespian, presentado en la Conferencia Mundial de Robot WRC 2016, en Pekín, el 21 de octubre de 2016. / Thomas Peter / Reuters

En lo que se refiere a Rusia, el avance en tecnologías de inteligencia artificial ha sido aplicado, en particular, a misiles crucero y aeronaves no tripuladas. Además, se tiene programado que su robot humanoide FEDOR realice un viaje al espacio en solitario en 2021, a bordo de la nave espacial rusa PTK-NP.

Otra tecnología rusa mencionada con énfasis en el informe es el equipamiento de protección en combate personal Ratnik-3, que previsiblemente será suministrada a su Ejército en 2025.

China también entró en esta carrera tecnológica, según indica Newsweek. Así, en abril pasado su presidente, Xi Jinping, anunció el inicio de una nueva fase en el desarrollo del Ejército del país, enfocada en tecnologías cibernéticas de última generación. Para el año 2018, el Gobierno chino invertirá 5.500 millones de dólares en el desarrollo de IA para sus fuerzas militares, según South China Morning Post.

Los esfuerzos de China parecen dar frutos, y uno de sus recientes resultados es el premio de 25.000 dólares que ganó la compañía china Yitu Tech en un concurso de tecnología de reconocimieto de rostros, auspiciado por la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU.

Alerta científica: Terroristas podrían fabricar robots asesinos gracias a la Inteligencia Artificial

"China ha abandonado su posición de inferioridad tecnológica, y más bien se ve como aspirante a alcanzar y sobrepasar a EE.UU. en IA", recalca un informe presentado por Esla Kania, del Centro de la Nueva Seguridad Estadounidense, publicado el martes pasado."El Ejército Popular de Liberación [fuerzas armadas chinas] pretende alcanzar la superioridad mediante un cambio del paradigma de la guerra con innovaciones militares, para ocupar las 'alturas superiores' de la competición militar futura", sostiene el documento.

Aunque las fuerzas militares de EE.UU. han sobresalido en el uso de IA de última generación en algunas de sus armas más poderosas, como el avión de combate polivalente F-35 Lightning Jet II, tanto el informe de Kania como el difundido por Govini instan al presidente Donald Trump a establecer una estrategia de largo plazo para estimular el desarrollo de la inteligencia artificial.

Entradas populares

Imagen

El Cáncer De Estómago