Un hipotético exterminio de la élite norcoreana podría poner fin al conflicto en la península, o bien generar nuevos y costosos problemas.

Los cuatro desastrosos escenarios para la península de Corea si Seúl 'decapita' a Kim Jong-un


Soldados norcoreanos en la zona desmilitarizada en la frontera con Corea del Sur.
Jung Yeon-Je / Reuters
Síguenos en Facebook

Corea del Sur está buscando adquirir las capacidades necesarias para asesinar al liderazgo de Corea del Norte, simulando ataques de 'decapitación' contra Kim Jong-un y su círculo interno. Para el investigador Zachary Keck, este deseo surcoreano de acabar con la cúpula norcoreana es "comprensible", pero puede generar una serie de costosos problemas de llegar a materializarse.

Escribiendo para The National Interest, Keck menciona cuatro posibles escenarios a los que se podría ver expuesta la península coreana en caso de que Seúl decida llevar a cabo —y logre efectuar con éxito— este tipo de ataque.
Una guerra general

El analista señala que, aunque es imposible saberlo con certeza debido al aislamiento de Corea del Norte, es probable que los norcoreanos se sintieran obligados a luchar por su país aunque su máximo líder fuera asesinado.

Ante esto, Keck asevera que los militares podrían "simplemente ejecutar los planes de guerra existentes": esto involucraría ataques contra Seúl con armas químicas, biológicas o nucleares, que —según los cálculos más pesimistas— provocarían la muerte de más de 100.000 personas solo en las primeras 48 horas.
Una guerra civil

No obstante, el investigador apunta a que la ausencia de Kim Jong-un podría también causar una competencia por el poder entre las diferentes facciones en el Ejército y en el liderazgo civil, que conduciría a un conflicto interno.

Aunque este escenario es "preferible" a una guerra general, Keck subraya que conllevaría una "inundación" de refugiados hacia China que suscitaría una posible intervención militar de Pekín y alejaría las posibilidades de una reunificación en la península.

El colapso del Estado norcoreano

Sin embargo, la hipotética exterminación de la cúpula podría simplemente causar el colapso del Estado norcoreano, lo que, en adición a un conflicto interno, haría posible no solo una intervención de Pekín, sino también una invasión desde Corea del Sur con apoyo de EE.UU.

Para el investigador, este escenario presenta el riesgo de que las fuerzas de ambos bandos se encuentren frente a frente en algún punto de Corea del Norte, lo que podría convertirse rápidamente en el primer escenario con la adición de un conflicto nuclear.

La reunificación de las dos Coreas

En el mejor de los casos, el asesinato de Kim Jong-un abriría un camino hacia la reunificación en la península. No obstante, Keck indica que este resultado "será extremadamente costoso, al menos a corto plazo".

El analista menciona como precedente la reunificación de Alemania tras la caída del muro de Berlín, que requirió un traslado de unos 2 billones de dólares desde Alemania Occidental a la antigua parte Oriental. Keck estima que, en el caso de las dos Coreas, la inversión de recursos para introducir a la sociedad norcoreana en la nueva Corea tendría un costo aproximado de entre 1 y 5 billones de dólares.

Entradas populares