Venezuela: En las últimas semanas, el escorado barco del presidente venezolano Nicolás Maduro parece haberse enderezado.


Venezuela, en un inquietante inmovilismo
Foto: Prensa Presidencial

Enfrentado por una feroz oposición a sus políticas y con una presidencia cuestionablemente legítima desde principios de 2014, Maduro parecía estar encaminado a una salida este fin de año de su cargo ejecutivo tan recientemente como en octubre pasado. Sin embargo, frente a las duras protestas y una avalancha de sanciones, Maduro y su partido, el Psuv, han mantenido el control sobre el poder en la nación más pobre de América Latina.

Esta última, y ciertamente más importante, la Pax Venezolana se puede analizar a partir de varios hechos recientes. En un lado del espectro de poder, la coalición antisocialista Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha dividido en una serie desmoralizada de trozos de oposición después de las elecciones para gobernador de este año. Después de los resultados fraudulentos en las urnas, la oposición sufrió su peor trauma en años, cuando cuatro de sus candidatos victoriosos juraron fidelidad y subordinación al falso cuerpo legislativo de Maduro, la Asamblea Nacional Constituyente. Las deserciones han puesto al descubierto profundas fisuras entre la coalición opositora, algunos de cuyos elementos se excluyeron de las elecciones de las alcaldías de la semana pasada y mencionaron la necesidad de apuntalar la unidad antes de las elecciones presidenciales del próximo año. En respuesta, Maduro ha prometido prohibir a los candidatos de partidos de la MUD participar en la elección, aunque su capacidad para hacer cumplir tales amenazas sigue siendo incierta.
Advertisement

Una flecha que ya está en la bolsa es la lealtad militar. Sin embargo, mientras el ejército se ha mantenido leal al régimen socialista gobernante desde que Hugo Chávez asumió el poder en 1999, Maduro no se arriesga. A fines de noviembre, el presidente nombró al Mayor General Manuel Quevedo para dirigir la petrolera estatal PDVSA mientras elevaba a un puñado de otros oficiales militares a los puestos principales de esa compañía. Los nombramientos seguramente fortalecerán el vínculo vital entre el ejército y el gobierno de Venezuela, incluso cuando el resto de las instituciones del país se derrumben y crezca la antipatía hacia su élite corrupta.

Junto a una oposición fracturada y un ejército servicial, los socialistas pueden, irónicamente, contar la economía en ruinas de Venezuela entre sus activos políticos. A principios de noviembre, el gobierno anunció un plan para reestructurar más de 120 mil millones de dólares de la deuda externa de Venezuela y PDVSA en los próximos meses. Mientras tanto, la hiperinflación y la escasez nacional de efectivo han sembrado una miseria indecible entre los venezolanos comunes.

Sin embargo, si el momento es el adecuado, cada uno de estos problemas financieros puede resultar ventajosos para Maduro y su partido. Por un lado, una ola de reestructuración le permitiría al gobierno redirigir temporalmente los fondos hacia las operaciones del estado y la asistencia del gobierno, creando la ilusión de una recuperación económica antes de las elecciones del próximo año. Por otro lado, las malas condiciones económicas seguirán alejando a la clase empresarial venezolana, que forma parte de una multitud de casi dos millones de ciudadanos que han huido del país desde 1999. Esta es una buena noticia para Maduro, cuyo poder se expande en el conjunto de la porción de venezolanos dependientes de los programas de bienestar social.

Por supuesto, para capitalizar su impulso, los socialistas deben establecer una fecha para las elecciones presidenciales para principios de 2018. Si se establecen más adelante que esto, sus líderes corren el riesgo de una reunificación de la oposición, la activación de acciones de cobro del pago de la deuda y nuevas rondas de sanciones selectivas.

En el contexto de este drama, los desarrollos que rodean el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre los Estados Unidos, Canadá y México pueden ser cruciales. Actualmente, México encabeza la acusación dentro de la Organización de los Estados Americanos de presionar a Venezuela para que vuelva a la democracia, pero si los Estados Unidos se retiran del TLCAN, México puede ver como de poco valor el continuar este esfuerzo. Esto es especialmente cierto a la luz de una oleada nacionalista en todo el continente reflejada por el principal candidato presidencial mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que ha criticado la condena al régimen de Maduro. En el caso de una presidencia de López Obrador, Maduro seguramente tendría menos escrúpulos en perpetrar abusos contra los derechos humanos dentro de sus fronteras.

Hasta entonces, sin embargo, la relativa estabilidad en Venezuela no debe confundirse con la paz o el progreso. De hecho, esta tregua más reciente entre las partes beligerantes de Venezuela podría ser mejor vista como una especie de calma antes de la tormenta, una inmovilización temporal que, si se ignora, pronto podría ser inevitable.
Samuel Pence

Entradas populares