Venezuela: Negociación, descrédito y sociedad civil.


Negociación, descrédito y sociedad civil

Nunca antes el descrédito de los partidos había estado tan alto. La gente está decepcionada de lo que pasa en el país. Y con razón echa la culpa a los actores políticos. La mayoría piensa que la situación económica es producto de las malas medidas tomadas por el gobierno. Estudios de encuestadoras cercanas al gobierno así lo indican. Pocas personas creen en la fulana guerra económica. Y sostienen incluso que ella es producto de las erradas estrategias del presidente Maduro. Para la gente de a pie es difícil entender que hay una orquestada manipulación del sector empresarial para mantener una hiperinflación continua y brutal. Que afecta a todos los ciudadanos incluyendo a los mismos dueños de los negocios. Los controles de precios, los precios acordados no dan resultados porque los costos de producción y de renovación se aplican fuera de una realidad inflacionaria generalizada. Que como magia eleva los precios en todas las cadenas de producción de los bienes y servicios.

Desilusionados y abstencionismo
En cuanto a la oposición dividida por intereses y ambiciones personales, el descrédito es mayor. No hay santo por quien rogar. Y la carencia de objetivos, programa y proyecto económico social, le proyecta una debilidad superior al de las fortalezas de su cautivo antichavismo. No logran capitalizar el descontento de la nación porque en lugar de dedicarse a luchar por el bienestar de los ciudadanos, gastan su tiempo compitiendo y adversándose entre ellos mismos. Hasta Almagro se da el lujo de criticar a la oposición. Fractura que abona al aumento de la abstención e indiferencia política en amplias y extensas masas de ciudadanos de clase media y C, quienes desilusionados van a amplificar el segmento de los independientes e indiferentes. Y toman una actitud de incredulidad y de sálvese quien pueda. Individuos mucho de ellos con opiniones fundamentadas en la experiencia de vida y en el conocimiento de las realidades de la nación. Fracción cada vez más numerosa y consciente. Siguen siendo antichavistas pero sin activismo político. Dedicados a sus asuntos personales y familiares. Viendo el toro desde la barrera… Constituyen el gran reto de la dirigencia opositora.

La negociación prioriza lo político
La mayoría de los venezolanos no creen en las soluciones electorales, no están de acuerdo con una intervención extranjera ni respaldan una negociación gobierno-oposición en asuntos solo de naturaleza política. Los problemas que hoy sufre la población son para la solución inmediata, porque ellos son de subsistencia: alimentos y medicinas. Negociación para lo económico, la inflación y la escasez. Ven la negociación como una oportunidad para mejorar la situación económica. De lado de la dirigencia la negociación se centrará en asuntos de interés político de uno y otro bando. Tales como frenar la campaña internacional contra Venezuela, las sanciones, y el bloqueo financiero, el reconocimiento a la Asamblea Nacional Constituyente; por parte del gobierno. Por la oposición tratarán de imponer la libertad de los presos políticos, mejorar las condiciones electorales para la campaña presidencial del 2018 y la aprobación del canal humanitario.
Contrapuestos los objetivos… será difícil un acuerdo en las primeras de cambio. Compleja la coyuntura para arribar a cualquier acuerdo. Nadie esperará que se llegue a una negociación en las primeras reuniones. Como es conocido estos son procesos que duran décadas. Además el país está metido en una etapa electoral de gigantesca significación. La elección de las 335 alcaldías el próximo 10-D y las presidenciales para el 2018. Lo cual exige dedicación exclusiva, trabajo y estrategia electoral. No obstante que en cuanto a las alcaldías una parte de la oposición no participa. Tal como se conoce, la MUD pone todos los huevos en las elecciones presidenciales. Por eso, hace énfasis en mejorar las condiciones y en transformar el Consejo Nacional Electoral.

Paz y tranquilidad
Es aplaudible el esfuerzo que ambos sectores están realizando a objeto de traer la paz y la tranquilidad a la sociedad. Aunque llevan en cartera principalmente asuntos de interés político, el proceso de diálogo y negociación, si llega a acuerdos trascendentes y concretos, contribuirá con una lucha más civilizada de ideas y propuestas. Buena idea el llevar acompañantes de la sociedad civil y expertos a la reunión en República Dominicana. Siempre y cuando no lleven el objetivo de presionar al gobierno. Porque simplemente distorsionarían la naturaleza de la reunión y harían un flaco servicio al proceso.
FÉLIX CORDERO PERAZA

Entradas populares