Economía china podría vivir un año dorado en 2018



Resultado de imagen para Economía china podría vivir un año dorado en 2018

 Con China concentrada en reemplazar una expansión de alta velocidad con un crecimiento de alta calidad, su desempeño económico en 2017 fue, sorprendentemente, una combinación de los dos.

El ritmo de crecimiento de la economía nacional en el año pasado se incrementó por primera vez desde 2011, y llegó al 6,9 por ciento anual, un modesto repunte frente al 6,7 por ciento de 2016, que fue su registro más bajo en 26 años.

En palabras del director del Buró Nacional de Estadísticas, Ning Jizhe, la economía mantuvo un desarrollo sano y estable, y además superó las expectativas.

En parte, el crecimiento ha sido atribuido a factores cíclicos y a la recuperación de la economía global, pero los observadores no deben pasar por alto factores más profundos que también han ayudado a moldear la economía del país, la cual está en pleno proceso de transformación estructural, lo que no es poca cosa.

La vieja economía: los sectores inmobiliario y de industria pesada van perdiendo velocidad; la nueva economía: los servicios y una parte del sector de la manufactura, como la de alta tecnología, son cada vez más poderosos.

Diversos analistas consideran que la economía china esta atravesando una fase de "destrucción creativa", dado que dinámicos nuevos sectores coexisten con viejos sectores que aún tienen una posición dominante.

Aunque la nueva economía aún no es lo suficientemente fuerte para destronar a la vieja, la transición es positiva desde el punto de vista estructural.

La segunda economía mundial todavía tiene que solucionar asuntos como los riesgos de deuda y la contaminación generada por las fábricas, pero un crecimiento robusto le da al Gobierno el margen de maniobra que necesita para hacer frente a dichos problemas.

Las agencias financieras globales pueden apreciar el año dorado que ya despunta en el horizonte de la economía china. En 2017, el Fondo Monetario Internacional revisó al alza en cuatro ocasiones su pronóstico sobre la economía del país. Por su parte, el Banco Asiático de Desarrollo hizo lo propio, atendiendo a la estabilidad en los gastos a nivel doméstico.

Con un 2018 aún joven, la política monetaria de Estados Unidos y los riesgos geopolíticos son sinónimos de incertidumbre para la economía global, una incertidumbre que, sin duda, también afectará la economía china.

El gobierno ha dicho y repetido que, por razones estructurales, la meta nacional es privilegiar un crecimiento de alta calidad sobre uno de alta velocidad. Teniendo en cuenta el tamaño y la importancia de la economía de China, esta es una buena noticia tanto para el país como para el mundo. China tiene confianza en que ese "año dorado" no solo será 2018, sino que irá mucho más allá.

Entradas populares