En un país tan tecnológico como Japón, el uso de robots es habitual.




Affetto, el robot con aspecto de bebé desarrollado por Minoru Asada en la Universidad de Osaka.


Affetto es un robot humanoide equipado con inteligencia artificial y expresiones faciales engañosamente reales. Ha sido desarrollado en la Universidad de Osaka por Minoru Asada, un destacado investigador especializado en robótica y jefe del Proyecto Asada. Con la ayuda de robots, quiere reunir nuevos conocimientos sobre el desarrollo cognitivo de los seres humanos. “Los robots son nuestros amigos. No tengan miedo de ellos”, dice Asada.

Comunes en Japón

En un país tan tecnológico como Japón, el uso de robots es habitual. Los expertos creen que su implicación en la vida cotidiana seguirá aumentando en el futuro, sobre todo en la industria de los servicios. También son utilizados en el sector de la salud, sobre todo en el caso de los ancianos.

Puesto que la población japonesa está envejeciendo rápidamente y dentro de unos años no habrá suficientes personas jóvenes, mucho menos enfermeras, para atender a las personas mayores, el gobierno japonés está invirtiendo en tecnología moderna para su futuro cuidado.

En muchos hospitales y centros de salud japoneses ya se usan robots. Se ocupan de los ancianos, cantan con ellos y participan en sus actividades diarias. Con la ayuda de la robótica, científicos japoneses han creado una cama que se puede convertir en silla de ruedas. La empresa Cyberdyne ha desarrollado un exoesqueleto conocido como HAL que, con aspecto de traje robótico, ayuda a los pacientes a aprender a caminar de nuevo. El traje está siendo probado actualmente en el Hospital Universitario Bergmannsheil de Bochum, en Alemania.


Minoru Asada, profesor de la Universidad de Osaka.

“Nos pueden ayudar”

“Los robots ni pueden ni deben sustituir a los humanos”, dice Asada. “Pero pueden ayudarnos. Pueden realizar tareas físicamente muy exigentes y estresantes para los seres humanos. Y en una sociedad envejecida como la nuestra, es algo realmente necesario”, agrega.

Pero Asada sabe que los robots sólo pueden ayudar a las personas si son aceptadas por éstas.

“Hace siete años desarrollamos un robot humanoide de color gris”, explica Asada, haciendo hincapié en el problema causado por el color. “La gente al principio se sentía incómoda. Luego, tras interactuar con él, lo encontraban agradable. El contacto directo con los robots puede ayudar a reducir el miedo”

¿Se convertirá Alemania en amiga de los robots?

El miedo a los robots, sobre todo a los que tienen aspecto humanoide, es habitual en Alemania. ¿Cuáles son las razones detrás de este miedo y qué se puede hacer para minimizarlo?.


Asada: “Los robots son nuestros amigos. No tengan miedo de ellos”.

Friederike Eyssel, psicóloga y profesora del departamento de Tecnología de Interacción Cognitiva (CITEC) de la Universidad de Bielefeld, utiliza encuestas y experimentos para comprender los efectos de las expresiones faciales, los gestos y los movimientos de los ojos de los robots en las personas. Por el momento, imaginar un escenario en el que la gente se sienta totalmente cómoda con robots es impensable en Alemania. Pero Eyssel cree que la renuncia a utilizar robots es sólo un obstáculo psicológico. Una mayor exposición a los robots podría hacer una diferencia, dice Eyssel. Aunque parece poco probable que los robots vayan a sustituir a las enfermeras en los centros de salud alemanes en un futuro próximo, la profesora tiene la esperanza de que las cosas cambien. “Si tuviera que elegir entre un robot amigable y una enfermera estresada, probablemente preferiría al robot”.



ROBOTS QUE SE INTEGRAN A LA VIDA COTIDIANA
"Roboy", el más famoso

Este es el robot humanoide más famoso: Roboy. Mide 1,40 cm y pesa 30 kg y es invitado especial de la feria DWX Developer Week, en Núremberg. Su parecido a un ser humano es sorprendente, ya que tiene hasta músculos, puede dar la mano, hablar e incluso demostrar emociones.


ROBOTS QUE SE INTEGRAN A LA VIDA COTIDIANA
"Su pedido, por favor
En cuanto a artefactos tecnológicos, China va casi siempre a la cabeza. Aunque no siempre se trate de objetos útiles, por lo general, presenta inventos originales. Estos robots, por ejemplo, se encargan de recibir los pedidos de los clientes.


ROBOTS QUE SE INTEGRAN A LA VIDA COTIDIANA

"¡La comida está lista!"

Por supuesto, los pequeños humanoides logran llevar un menú completo a la mesa sin dificultades. Una ventaja es que nunca se cansan ni se quejan, solo hacen su trabajo. Por algo son robots, y no seres humanos. Además, habría que ver cómo se las arreglan con las quejas de los clientes.




ROBOTS QUE SE INTEGRAN A LA VIDA COTIDIANA
Robot chef

Pero los robots no solo cumplen con tareas en el área de servicios, sino también en la cocina, aunque allí sus actividades se limitan a calentar comidas hechas. La preparación de los platos sigue estando a cargo de sus colegas humanos.

ROBOTS QUE SE INTEGRAN A LA VIDA COTIDIANARobots para entretenimiento


En este Restaurante Robot en Shangái los robots sirven para el entretenimiento de los huéspedes. Y parece que el espectáculo que ofrecen tiene éxito. Al menos, los comentarios en internet lo confirman, poniendo a la comida en segundo lugar.

Autor: Hannah Fuchs (CP/DZC)


Entradas populares