Es mejor que Lula sea derrotado políticamente dice Temer.

A partir del miércoles, Lula Da Silva, quien fue presidente de 2003 a 2010, enfrenta un juicio en segunda instancia que debe confirmar o revocar la sentencia emitida en su contra en julio, cuando fue condenado a nueve años y medio de prisión por cargos de corrupción por el juez Sergio Moro.


Las leyes electorales de Brasil no permiten que condenados por la Justicia participen

Lula encabeza todos los sondeos de opinión como candidato a presidente en Brasil


Río de Janeiro, Brasil.- El presidente de Brasil, Michel Temer, afirmó que es mejor que el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva "sea derrotado políticamente" en los comicios generales de este año a que "se victimice" en caso de que la Justicia confirme esta semana una sentencia en su contra por cargos de corrupción.

"Convengamos que es mejor que (Lula) sea derrotado políticamente a que sea derrotado (en la Justicia) porque fue victimizado", declaró el presidente brasileño en una entrevista publicada por el periódico Folha de Sao Paulo, reseñó DPA.

"Creo que si Lula participa (en la elección presidencial que se celebrará en octubre), será algo democrático, el pueblo dirá si lo quiere o no", añadió el mandatario del gigante suramericano.

A partir del miércoles, Lula Da Silva, quien fue presidente de 2003 a 2010, enfrenta un juicio en segunda instancia que debe confirmar o revocar la sentencia emitida en su contra en julio, cuando fue condenado a nueve años y medio de prisión por cargos de corrupción por el juez Sergio Moro, el magistrado en primera instancia a cargo de los procesos de corrupción bautizados como "Lava Jato" (Lavado de autos).

En el caso de que el tribunal regional de la sureña ciudad Porto Alegre confirme la sentencia, Lula puede quedar excluido de la contienda electoral, debido a que las leyes electorales brasileñas no permiten que condenados por la Justicia, incluso con posibilidades de apelar, sean candidatos durante ocho años.




Foto: El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, durante una reunión con intelectuales en el Teatro Oi Casa Grande en Río de Janeiro, Brasil(Mauro Pimentel/AFP).

Ante esa posibilidad, Temer sostuvo que el escenario político del país "cambia un poco" porque Lula, histórico líder del PT (Partido de los Trabajadores, izquierda), encabeza todos los sondeos de opinión como candidato a presidente.

"Evidentemente, (una inhabilitación electoral) va a agitar al escenario político para saber quién será el candidato de centro que puede conciliar y reunificar el país", declaró Temer, quien, consultado sobre si él mismo será candidato, respondió: "No lo pienso".

Lula da Silva fue condenado en julio a nueve años y medio de prisión por cargos de corrupción en la causa conocida como "el caso del apartamento tríplex".

La Justicia consideró que Lula había aceptado de la empresa OAS un soborno a través de la reforma de un apartamento de tres pisos destinado a él en la ciudad de Guarujá, en la costa del estado de Sao Paulo, a cambio de favorecer a la constructora en sus negocios con la petrolera estatal Petrobras. El apartamento, sin embargo, no llegó a estar a su nombre.

Lula niega todos los cargos y acusa a los jueces de actuar por motivación política. Pese a los juicios, el ex líder obrero e icono de la izquierda latinoamericana cuenta aún con grandes apoyos entre las clases más pobres, las más favorecidas por los programas sociales de sus gobiernos y por el despegue económico de esa época.

Varios movimientos sociales han convocado protestas en Porto Alegre para el miércoles. En la ciudad se esperan también manifestaciones contra el ex presidente.

Entradas populares