Hallan fragmentos del meteorito que cayó en Michigan

La bola de fuego, captada por una cámara de seguridad en una zona residencia de Newport, Michigan - Reuters

Los  fragmentos del meteorito que cayó en Michigan provienen de la impresionante bola de fuego que el pasado jueves cruzó el Medio Oeste de EE.UU. y transformó la noche en día.

Un equipo de cazadores de meteoritosha dado con las primeras rocas espaciales que el pasado jueves impactaron cerca de Detroit en el estado de Michigan (EE.UU.), después de que una espectacular bola de fuego cruzara el cielo convirtiendo la noche en día durante unos segundos y los sismógrafos cercanos registraran un evento de magnitud 2.0.

El equipo descubrió los fragmentos en un lago aislado de Michigan, aunque no ha querido desvelar la ubicación exacta para evitar que el lugar se llene de curiosos. Las rocas pesan entre 20 y 100 gramos, lo suficientemente pequeñas «para que quepan en la palma de la mano», según ha explicado uno de sus descubridores, Larry Atkins, a la web Space.com. Al parecer, todos están relacionados y parecen condritas, el tipo más común de meteoritos encontrado en la Tierra. Atkins y sus compañeros han seleccionado una muestra que planean enviar al Museo Field de Chicago, donde podrán confirmar que, en efecto, se trata de material llegado del espacio. El resto lo conservarán para sus colecciones personales, dijeron.
El trabajo de estos cazadores de meteoritos, que llevan décadas dedicados a esta afición y han encontrado rocas en todos los continentes menos en la Antártida, ha merecido el reconocimiento de la American Meteor Society (AMS). «Estos tipos los encontraron dos días después; es increíble», ha reconocido Mike Hankey, gerente de operaciones de la organización al diario «The Detroit News».

La brillante bola de fuego barrió brevemente el cielo del Medio Este de EE.UU. y Canadá. La AMS estima que la roca viajó a unos 45.000 km por hora, penetró profundamente en la atmósfera y luego se hizo añicos, produciendo una bola de fuego y fuertes «explosiones» que escucharon al menos 77 observadores. En ese momento, el Servicio Geológico de EE. UU. Registró una explosión de magnitud 2.0.

El avistamiento encendió las redes sociales con personas que publicaban vídeos y reacciones. «¡No puedo creer que haya un Meteoro! ¡Sacudió nuestra casa y causó un gran impacto! Pensamos que algo golpeó nuestra casa», escribía la usuaria de Twitter Jennifer Wilson en una publicación. Otros tenían pensamientos más siniestros, como «un invasor extraterrestre» o «el apocalipsis». Nada más lejos de la realidad. Los científicos estiman que 44 toneladas de material espacial caen en la Tierra cada día y ya se han encontrado más de 50.000 meteoritos en la Tierra. De estos, el 99.8% proviene de asteroides.


Entradas populares