Investigadores chinos demostraron que el calentamiento del agua está directamente relacionado con el aumento de gases de efecto invernadero emitidos a la atmófera.


2017: el año en que los océanos se calentaron como nunca antes


El aumento de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera estaría relacionado con la temperatura del agua. Pixabay.


Hace unos meses un anuncio de la NASA generó preocupación dentro de la ciencia: 2017 fue el año más caluroso de toda la historia. Esa sentencia sumó otro hecho más a la lista de los efectos del cambio climático. La noticia de este viernes no es muy distinta: después analizar los datos sobre los 6.000 pies superiores de los mares del mundo, un equipo de científicos chinos indicó que durante 2017, los océanos alcanzaron la mayor temperatura de la historia.

La causa es muy evidente, "las actividades humanas están haciendo que el mundo tienda a calentarse cada vez más", señalaron los autores del estudio, un equipo de investigadores adcrito al Instituto de Física Atmosférica y la Academia de Ciencias de China.

Este fenómeno se da por la gran capacidad calorífica del océano. Esos ecosistemas absorven el calor concentrado en la atmósfera. Se estima que el 90 % del calor que le sobra a la Tierra, impulsado por el mismo calentamiento global, cae sobre las grandes extensiones de agua.

Y el efecto ha ido en aumento. Desde hace dos años, la temperatura de los océanos va escalando dentro del historial de registros y los expertos le hechan la culpa a "los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera también han aumentado". Así lo aseguraron en el estudio, publicado recientemente en la revista Advances in Atmospheric Sciences.

Sus conclusiones resaltan, también, que aunque la mayoría de las regiones oceánicas se calentaron, las temperaturas en el Átlantico y en el sur de los océanos estuvieron muy por encima que las del Pacífico o de los océanos Índico.

En un intento por entender la magnitud del problema, el diario inglés The Guardian le preguntó a su experto escritura de ciencias térmicas, el Dr. John Abraham, si podía dar un ejemplo que aterrizara la realidad del agua oceánica en este momento. Su idea fue comparar el aumento del calor durante 2017 y el uso de electricidad en China. La respuesta fue que la generación eléctrica anual en China sería 600 veces menor que el aumento de calor en el océano.

Entradas populares