La operación con la que se recuperaron los diarios de John Lennon

Sus últimos escritos fueron presentados ayer por la Policía de Berlín, tras haberlos recuperado de manos del ladrón que se los llevó en 2006 de la mansión de Yoko Ono en Nueva York.

El último diario de John Lennon termina el 8 de diciembre de 1980. Ese día hizo algunas anotaciones sobre la cita con la fotógrafa Annie Leibovitz, encuentro en el que ella que había tomado la famosa instantánea en la que John, desnudo, abraza a Yoko Ono. Esa misma tarde fue asesinado. Sus últimos escritos, junto con los diarios de los años 1975, 1979 y 1980, fueron presentados ayer por la Policía de Berlín, tras haberlos recuperado de las manos del ladrón que se los llevó en 2006 de la mansión de Yoko en Nueva York. Todas las sospechas recaen sobre el turco Koral Karsan, que trabajó para ella como chófer y fue despedido después de un intento de chantaje. Una subasta en 2014 puso sobre la pista de los documentos y otros objetos, 86 fueron descubiertos el pasado mes de julio en una casa de subastas de Berlín y el resto aparecieron escondidos en el automóvil de un intermediario detenido en Alemania. La investigación sigue abierta y las pistas conducen a Turquía, donde Karsan se estaría ocultando.

Entre el material robado, algunas de sus célebres gafas-REUTERS

Veinticuatro horas después del asesinato, su asistente personal, Fred Seaman, se presentó en casa de Robert Rosen para encargarle una tarea. El verano anterior, durante una larga estancia en la Bermudas, John le había encomendado que, si algo sucedía, debía asegurarse de que se escribía su verdadera historia, la de sus últimos años. Rosen ya había acudido en varias ocasiones a casa de los Lennon para realizar largas entrevistas y había pedido a Lennon que llevase un diario, a lo que se entregó con pasión. Durante años escribió reflexiones, garabateó símbolos esotéricos de difícil interpretación. Seaman entregó todo ese material a Rosen en varias tandas, para que pudiera culminar su famosa y polémica biografía. Pero antes de que el libro fuese a imprenta, durante unas vacaciones que Rosen tomó tras meses descifrando los documentos, los papeles fueron robados de su apartamento.

Denuncia de Yoko Ono

Rosen siempre sospechó de Seaman, porque tenía llave del piso y trabajaba para Yoko Ono. Y así debió ser porque la viuda denunció su sustracción años más tarde, en 2006, y culpó a su chófer, al que había previamente despedido y hecho encarcelar durante 60 días por un intento de chantaje. La había amenazado con hacer públicos detalles íntimos de la vida de Lennon. Según una carta publicada más tarde por la prensa estadounidense, entre Yoko y el chófer hubo más que una relación laboral y, una vez finalizada esta, el turco pedía dos millones de dólares como compensación a su «sufrimiento». Rechazada su petición, huyó con los diarios y otros objetos.

Otro de los objetos de Lennon robados que han sido recuperados

De manera fortuita, tras la quiebra de una casa de subastas berlinesa en julio y durante la revisión de sus fondos correspondiente al proceso de insolvencia, aparecieron varios objetos muy personales de John Lennon que llamaron la atención de los funcionarios de Hacienda. Para determinar si se trataba verdaderamente de objetos de John Lennon se tomó testimonio a su viuda en el consulado alemán en Nueva York y Yoko Ono reconoció varios de ellos a través de las fotografías como los que había denunciado como robados. Los bienes no llegaron a salir a la venta, pero la casa de subastas los valoraba en 3,1 millones de euros. El contrato que había cerrado con el vendedor mostró que los objetos habían entrado en Alemania a través de Turquía y llevó a la policía a detener el lunes a un ciudadano alemán de origen turco de 58 años y a registrar tres locales en Berlín, entre ellos una pizzería. Durante el registro del coche del sospechoso, apareció el resto del material: las gafas de Lennon, dibujos de «Double fantasy» y el disco que editó en 1980.

«El conjunto contiene también varias gafas, manuscritos, postales y cartas», describe el portavoz de la Fiscalía de la capital alemana, Martin Stelner, bajo cuya custodia queda todo. En Berlín se rumorea que en los diarios constan escandalosos detalles sobre la relación que la pareja mantuvo con Andy Warhol y sobre las relaciones sexuales de Lennon con su masajista, que describió escrupulosamente para la posteridad.
Rosalía Sánchez

Entradas populares