Las principales marcas de carros deportivos de alta gama anuncian modelos con motores eléctricos.



Alta velocidad y lujo, una revolución en clave ‘verde’

Ejecutivos de Lamborghini con el prototipo del Terzo Millennio, aún en desarrollo.

Lamborghini


Es el futuro, la revolución más grande en la industria automotriz desde la famosa línea de montaje del Modelo T de Ford, y nadie se quiere quedar atrás. Ni siquiera los más encopetados fabricantes de carros deportivos de lujo.

La semana pasada, durante el Salón del Automóvil de Detroit, Sergio Marchionne, presidente de Ferrari, anunció que la marca del ‘cavallino’ rampante fabricará un deportivo 100 por ciento eléctrico, dejando con la boca abierta a todo el mundo. ¿La razón? En el 2016, en el Salón de Ginebra, el mismo Marchionne había declarado lo siguiente sobre la posibilidad de un Ferrari con motor eléctrico: “Es un concepto obsceno para Ferrari. Me van a tener que disparar antes”. Y con igual determinación se había pronunciado su antecesor, Luca Cordero di Montezemolo: “Nunca verán un Ferrari eléctrico, porque no creo en los autos eléctricos y no pienso que representen un importante avance contra la contaminación”.

Marchionne mismo dio la explicación del ‘timonazo’ de su marca en una entrevista antes de la feria de Detroit, donde comentó que, para el 2025, menos de la mitad de los automóviles vendidos serán totalmente de combustión, ya que los híbridos, los eléctricos y las células de combustible mandarán la parada.

Para el 2025, menos de la mitad de los automóviles vendidos serán totalmente de combustión, ya que los híbridos, los eléctricos y los de células de combustible predominarán

Más aún, Marchionne predijo que los fabricantes de automóviles tendrán menos de una década para reinventarse si quieren sobrevivir en el mundo de las nuevas tecnologías.

“Lo hacemos porque tenemos que hacerlo”, sentenció la cabeza de Ferrari, quien confesó que su marca ya tenía un plan para hacer automóviles híbridos, “así que ir de allí a un eléctrico es fácil”.

No es un secreto en la industria que lo hecho por Tesla con la presentación oficial en noviembre de su modelo Roadster dejó claro que esto de los carros eléctricos no es ni cuento chino ni ciencia ficción. Capacidad de ir de cero a 100 kms/h en solo 2,1 segundos, hasta 400 kilómetros por hora de velocidad y una autonomía de 1.000 kilómetros son las cartas de presentación de este vehículo de alta gama que cuesta 600 millones de pesos y, aunque ya se puede comprar, solo se empezará a fabricar en serie en el 2020.

Ferrari, la verdad, es el último que se sube al bus. Y es claro que lo hizo porque ya siente la presión. En noviembre, su archirrival, Lamborghini, presentó los diseños de Terzo Millennio (tercer milenio): un automóvil que es el producto de los primeros 12 meses de una asociación de tres años entre el fabricante de automóviles italiano y el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Fiel a la tradición de Lamborghini, el automóvil tiene un diseño perfectamente fiel a la línea siempre vanguardista, atrevida y sensual que identifica a la marca, y que la ha hecho un objeto de deseo, como Ferrari, con un parabrisas que parece extenderse desde la parte superior del automóvil hasta casi los dedos de los pies del conductor y una carrocería que es tan baja que parece un apéndice de la carretera.

Pero los aspectos más notables del automóvil son invisibles, y no solo porque aún no existen. Lamborghini planea desarrollar supercondensadores que puedan proporcionar la energía rápida e intensa necesaria para impulsar un superdeportivo como tiene que ser: a toda máquina y en tiempos de vértigo.

“Creo que si Lamborghini y nosotros cumplimos esta promesa, será algo realmente genial para el futuro de todos los medios de transporte”, declaró Mircea Dinc, profesor de química en el MIT, cuyo laboratorio es uno de los que trabajan con la automotriz.

Lamborghini también pretende fabricar los supercondensadores con paneles de fibra de carbono que puedan usarse para fabricar la carrocería del automóvil, de modo que el Terzo Millennio extraiga energía de su propia carrocería. En otras palabras: el automóvil en sí es la batería.

Además, el concepto promete un automóvil que podrá monitorear continuamente el estado de su propia estructura, detectando desgaste y daños. Y con microcanales con ‘químicos curativos’ en la carrocería de fibra de carbono se repararán automáticamente pequeñas grietas que de otro modo se propagarían. Para rematar, la empresa desarrollará motores eléctricos para todos los ejes, lo que eliminaría la necesidad de un solo motor grande.

“Colaborar con el MIT para nuestro departamento de investigación y desarrollo es una oportunidad excepcional de hacer algo en lo que siempre hemos sido muy buenos: reescribir las reglas sobre autos superdeportivos”, dijo Stefano Domenicali, presidente de Lamborghini. Nada mal para una marca que empezó fabricando tractores.

Porsche también está en esta carrera. Su primer vehículo completamente eléctrico se llama Mission E, cuyo lanzamiento oficial está previsto para el 2019. Tendrá un precio a partir de los 215 millones de pesos y ofrecerá tres variantes, según el rendimiento de sus motores y baterías.

La más básica alcanzará los 402 CV de potencia; la gama media, 536 CV, y la más alta se irá a los 670 CV de potencia. Todas con tracción en las cuatro ruedas y con una autonomía cercana a los 500 kilómetros con una sola carga, y un tiempo de recarga, al 80 por ciento, de solo 20 minutos.

En su versión más potente, este vehículo podrá acelerar de 0 a 100 en tres segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora.

Y, como los ingleses no podían quedarse atrás, Aston Martin también ha confirmado su primera producción de carros 100 por ciento eléctricos para el 2019, aunque en una serie limitada a tan solo 155 vehículos y con un precio que, se especula, rondaría los 700 millones de pesos.

La versión más potente del Aston Martin Rapid E contará con un motor en cada eje (trasero y delantero), con una potencia conjunta entre los 800 y los 1.000 CV.

Que las grandes divas del mundo de los carros estén pensado en eléctricos da motivos suficientes para pensar que dentro de muy poco la humanidad podría dar un salto importante y moverse de una forma mucho menos contaminante que la que ha utilizado hasta ahora: los motores de combustión. Y que en las carreteras empezaremos a ver más estaciones de servicio con enchufes que con mangueras.

Todos se apuran

BMW espera convertirse en el principal productor de vehículos eléctricos de alta gama. Ya ha fabricado más de 100.000 unidades de su moderno i3 y para el 2025 espera tener 25 autos eléctricos en sus salas de ventas.

Ford anunció que aumentará su inversión en vehículos eléctricos en más del 100 por ciento. El fabricante estadounidense destinará 11.000 millones de dólares para lanzar al mercado 40 autos eléctricos de aquí al 2022.

Volkswagen dice que quiere ser el fabricante más importante de coches eléctricos en el mundo, y espera tener 23 modelos en el 2025. Su versión eléctrica del modelo Golf ya alcanza los 300 kilómetros de autonomía, con una carga al 80 por ciento en solo 45 minutos.

Entradas populares