Los antiguos egipcios también reciclaban. Es la conclusión del estudio realizado por un grupo de investigadores en Londres.

Imágen de archivo del análisis de una momia
Descubren la lista de la compra del antiguo Egipto en los papiros que envuelven a las momias

A través de novedosas técnicas de escaneo un grupo de investigadores ha logrado leer lo que está escrito en el papiro, que no era otra cosa que material reciclado: listas de compras, declaraciones de impuestos y demás documentos del día a día

Los antiguos egipcios también reciclaban. Es la conclusión del estudio realizado por un grupo de investigadores en Londres. A través de novedosas técnicas de escaneo han logrado leer lo que está escrito en el papiro del que están hechas las momias egipcias. Y, básicamente, han caído en la cuenta de que era material reciclado.

Se trata del recubrimiento decorado –conocido como cartonaje– en el que se colocaba el cuerpo envuelto del difunto antes de colocarlo en una tumba. Están hechos de trozos de papiro que fueron utilizados por los antiguos egipcios para listas de compras o declaraciones de impuestos.

Gracias a esta nueva técnica los egiptólogos tienen acceso a la historia cotidiana del antiguo Egipto. Es una puerta de entrada a su día a día, a su intrahistoria. «Estas máscaras constituyen una de las mejores bibliotecas que tenemos de papiros inútiles, que de otro modo habrían sido desechados, por lo que incluye información sobre estas personas sobre su vida cotidiana», apunta el profesor Adam Gibson del University College London, que ha dirigido el proyecto.
Textos conservados por casualidad

Los restos de papiro tienen más de 2.000 años y solo se han conservado porque se utilizaron para «fabricar objetos de prestigio», tal y como explica Gibson. La escritura en ellos a menudo está oscurecida por la pasta y el yeso que mantienen juntas las estructuras de las momias. Pero los investigadores pueden ver lo que está debajo escaneándolos con diferentes tipos de luz que hace que las tintas brillen.

Uno de los primeros éxitos de la nueva técnica fue en una caja de momia guardada en un museo en el castillo de Chiddingstone en Kent. Los investigadores descubrieron que la inscripción en el reposapiés no era visible a simple vista. El escaneo reveló un nombre, «Irethorru», que era muy común en Egipto. Su significado, «el ojo de Horus está contra mis enemigos».

Hasta ahora, la única forma de ver lo que estaba escrito sobre ellos era destruir estos objetos preciosos. Ahora, los investigadores han desarrollado una técnica de escaneo que deja los casos intactos pero permite a los historiadores leer lo que está en el papiro. Según Kathryn Piquette, del University College London, los egiptólogos como ella tienen ahora lo mejor de ambos mundos.

«Estoy realmente horrorizada cuando vemos que se destruyen estos objetos preciosos para llegar al texto –comenta–. Es un crimen. Son recursos finitos y ahora tenemos una tecnología para preservar esos hermosos objetos y también mirar dentro de ellos para comprender la forma en que los egipcios han vivido a través de su evidencia documental, y las cosas que escribieron y las cosas que fueron importantes para ellos».

Entradas populares