Los chinos iniciaron este miércoles las celebraciones previas al Año Nuevo Lunar con la fiesta Laba, una tradición que recuerda el platillo ofrecido por una pastora a Sakyamuni antes de convertirse en Buda.

China comenzó celebraciones por el Año Nuevo Lunar.



Los chinos iniciaron este miércoles las celebraciones previas al Año Nuevo Lunar con la fiesta Laba, una tradición que recuerda el platillo ofrecido por una pastora a Sakyamuni antes de convertirse en Buda.

Se trata de un festival que tiene lugar el octavo día del duodécimo mes del calendario lunar y que este año se observa el 24 de enero.

Según una antigua leyenda, cuando Sakyamuni se marchó de casa en búsqueda de la fe, se desmayó en el camino por hambre y agotamiento. Una pastora que pasaba por allí lo alimentó con gachas de avena y arroz glutinoso.

Luego Sakyamuni se sentó a meditar bajo un árbol bodhi (árbol de la vida) y se convirtió en buda. Desde entonces, sus seguidores asumieron la costumbre de cocinar Laba Zhou para conmemorar aquel hecho.

Templos y voluntarios de todo el país preparan el platillo y lo distribuyen a trabajadores de sitios en construcción, hospitales, casas de cuidado y comunidades de personas necesitadas, pues la festividad es un homenaje a los actos de beneficencia.

En las diferentes versiones del Laba Zhou se utiliza, además del arroz glutinoso, los frijoles rojos, mijo, sorgo, nueces, almendras, cacahuete y semillas de loto, pero como en todas las celebraciones chinas, también tiene características diferentes en dependencia de la región.

Es por eso que los sabores varían, en zonas del norte predomina un postre con azúcar, mientras en el sur se usa más con sal y verduras.

Otra tradición es preparar el vinagre Laba que se usará en vísperas de Año Nuevo. El próximo comenzará el 16 de febrero y será el del Perro.

Entradas populares