Más de 36.000 personas han sido evacuadas por la intensa actividad del volcán Mayon, en el este de Filipinas, que sigue emanando ríos de lava y amenaza con una erupción mayor en los próximos días o semanas.





Un total de 9.012 familias compuestas por 36.499 individuos han sido desalojadas de los alrededores del Mayon desde la primera erupción ocurrida el sábado, según el último informe publicado hoy por la Oficina de Defensa Civil de la provincia de Albay, a unos 350 kilómetros al sureste de Manila.

La mayoría de los evacuados han sido alojados en 32 refugios de la región, aunque más de 2.000 permanecen todavía sin techo, indica el documento de la agencia provincial.

En las últimas 24 horas el Mayon ha seguido desprendiendo ríos de lava que alcanzan ya una distancia de más de tres kilómetros desde el cráter, según el informe.

Las autoridades mantienen el nivel de alerta en 3 (crítico) de una escala de 5, al considerar que el volcán podría entrar en erupción de forma violenta en un plazo de horas, días o semanas.

El Mayon comenzó el lunes a emanar ríos de lava tras desprender gases y cenizas el fin de semana, por lo que se ha decretado una "zona de peligro" con restricción de acceso en un radio de 7 kilómetros y se han prohibido los vuelos sobre la zona.

La actividad del volcán también ha producido un temblor y cientos de desprendimientos de rocas, lo que ha generado miedo a que se repita la trágica explosión del Pinatubo en 1991, considerada la segunda mayor del mundo en el siglo XX.

La erupción de aquel volcán al noroeste de Manila dejó unos 850 muertos y más de 1,3 millones de desplazados, además de generar una capa global de ácido sulfúrico que causó daños en la atmósfera.

Entradas populares