Mientras prosigue la tormenta de frío glacial en la costa este de Estados Unidos, en Australia se observa todo lo contrario.

Se derriten las rutas en Australia por un calor sin precedentes. En el país insular se esperan que las temperaturas lleguen hasta los 45 °C



Mientras prosigue la tormenta de frío glacial en la costa este de Estados Unidos, en Australia se observa todo lo contrario.

Los servicios de emergencia en el sudeste del país insular han advertido a la población que permanezcan dentro de sus viviendas mientras una peligrosa ola de calor atraviesa el país, con temperaturas tan altas que en algunas carreteras se está derritiendo el asfalto.

Así, el calor abrasador hizo que un tramo de diez kilómetros de la autopista Hume cerca de Melbourne, la capital del estado de Victoria, se volviera suave y pegajoso, convirtiéndose en un obstáculo considerable para los automovilistas que intentaban ingresar a la ciudad, reseña el portal web de noticias ABC News.

Entradas populares