Todo lo que se debe saber sobre el libro que estremece a EE.UU.

Tras conocer fragmentos de 'Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump', el mandatario declaró que su autor miente y sus abogados exigieron al editor que no lo ponga a la venta y se disculpe.


Jonathan Ernst / Reuters
Síguenos en Facebook

El tema principal de los medios estadounidenses en los últimos días es el libro 'Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump' ('Fire and Fury: Inside the Trump White House'). Escrito por el periodista Michael Wolff, es una detallada crónica de lo que sucedió en la Casa Blanca durante el primer año de la presidencia del multimillonario.


Wolff, quien afirma haber pasado muchos meses en la Casa Blanca y entrevistado a varios cientos de personas, describe a la administración Trump como una organización caótica, no sistemática, en la que todos compiten entre sí por su influencia sobre el presidente y, para más, nadie lo respeta.
¿Por qué es tan escandaloso?

Tras conocer algunos fragmentos del libro –ya difundidos por varios medios–, Trump no sólo ha declarado que el autor del libro está mintiendo, sino que pidió a sus propios abogados que le exigieran al editor que no lo ponga a la venta y se disculpe, informa 'The New York Times'. Pero ¿que es lo que enfureció tanto al mandatario?
En su libro, Woolf afirma que los mismos partidarios del presidente creían que su equipo no iba a ganar las elecciones presidenciales y se sorprendieron cuando resultó claro que Trump había triunfado. Además, dice, ninguno de ellos tenía idea de cómo manejar el país, y realmente no pensaban en cómo hacerlo.
Los consejeros, subordinados e incluso amigos de Trump, asevera el autor, no respetan al presidente. Todavía más, muchos de ellos lo llaman directamente "tonto", "idiota" y "gilipollas", asegura, refiere The New York Times. Para sustentarlo, Wolff cita varios episodios en los que Trump luce realmente incompetente: por ejemplo, su exconsejero, Sam Nanberg, cuenta que cuando trató de explicarle la Constitución de EE.UU., el jefe de Estado dejó de escucharlo después de la cuarta enmienda.
En la administración de Trump, de hecho, no había ninguna estructura, afirma Wolff. De acuerdo con el libro, el jefe formal de la administración, Rins Pribus, al igual que el exestratega principal, Steve Bannon, la hija de Trump, Ivanka, y su esposo, Jared Kushner, tenían acceso directo al presidente y le daban órdenes, que a menudo se contradecían unas con otras. Bannon, al principio, incluso pensaba que era él quien controlaba el país.
La fuente de las filtraciones de la administración es a menudo el mismo Trump. De acuerdo con Wolff, cada noche el presidente hablaba durante horas por teléfono con sus amigos y conocidos, y compartía con ellos las noticias y las emociones de su vida en el gabinete oval. Muchos de los interlocutores del presidente, por su parte, no tenían ninguna razón para mantener en secreto aquello de lo que se enteraban.
El autor cita a Bannon, quien describe una reunión realizada en 2016, en Trump Tower, entre una abogada rusa, el hijo del mandatario y su yerno, Jared Kushner, y la califica como "traidora".
Sostiene que Kushner e Ivanka Trump ya planean que la propia hija del mandatario en algún momento intente convertirse en presidenta.
Woolff insinúa también que Trump tiene problemas de salud mental. Por ejemplo, el periodista afirma que el presidente tiende a repetir varias veces las mismas historias en una conversación de apenas media hora.
¿Es posible creerlo?

No obstante, no está claro si es posible caracterizar toda la información presentada en el libro como confiable, ya que hace poca referencia a fuentes específicas. Además, durante varias décadas de su carrera el periodista fue acusado repetidamente por malinterpretar a sus entrevistados.
Trump se imaginó a Xi Jinping como mujer para poder recordar su apellido antes de su primera reunión

Así, varias personas que figuran en el libro niegan que alguna vez hubiesen dicho lo que les atribuye Wolff. El exprimer ministro británico, Tony Blair, por ejemplo, manifestó que nunca habló con el yerno de Trump acerca de que la inteligencia británica pudiera haber espiado en la sede de la campaña presidencial de Trump. "Esto es una falsificación completa de principio a fin", cita el periódico 'The Guardian' a Blair.

La ex subjefa de la administración de Trump, Katie Walsh, aseguróa un periodista de Yahoo News que nunca comparó a Trump con un niño, en ninguna conversación con Wolff. La esposa del presidente, Melania Trump, por su parte, dijo a través de su portavoz que no estuvo decepcionada en absoluto cuando su marido ganó las elecciones, según informa Washington Examiner. Los representantes de dos consejeros de Trump y un portavoz del Tesoro de EE.UU. también han asegurado que aquellos nunca dijeron las palabras que se les atribuyen.

Además, la historia de Trump y la Constitución fue narrada por un hombre que con anterioridad se había jactado ante la prensa de inventar noticias falsas.

Wolff reconoce en el prefacio de su libro que a menudo fue difícil para él distinguir la verdad de la ficción, ya que algunos de sus interlocutores decían cosas directamente contrarias a otros, y muchos simplemente mintieron. El autor incluso argumenta que, en algunos casos, dejó en el texto explicaciones contradictorias para que el mismo lector pueda decidir cuál toma por confiable.

La editorial Henry Holt and Co., por su parte, reportó que el libro saldrá a la venta no el 9 de enero, como estaba previsto, sino el día 5. Desde los últimos días, 'Fuego y Furia' ya ocupa el primer lugar en la lista de éxitos de ventas de la plataforma de compras en línea Amazon.

Entradas populares