Venecia sin ti



Venecia, la ciudad de los canales

Un destino 100% peatonal en el que no circulan vehículos, solo embarcaciones, localizado al noreste de Italia. Con una particular geografía por estar construida sobre un archipiélago conformado por 118 islas pequeñas unidas entre sí por 455 puentes, es una de las ciudades más costosas del viejo continente. Su patrimonio artístico y cultural es una de sus mayores riquezas. La ciudad alberga la Exposición Internacional de Arte más completa del mundo, la Bienal de Venecia, que acoge manifestaciones artísticas como la arquitectura, música, danza y teatro desde 1895 y hace lo mismo con el cine desde 1932. Igualmente, el Carnaval Veneciano ha sido proclamado como una festividad suprema desde el siglo XIII por ser la ocasión en que la aristocracia se mezclaba con el pueblo con disfraces y característica máscaras de color blanco. En la actualidad, son 10 días de diversión que evocan esa época con desfiles organizados y fiestas costosas con invitación, luego del miércoles de ceniza. Su casco histórico fue reconocido por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987.

El transporte

El desplazamiento urbano en Venecia es totalmente acuático. A tan solo unos pasos del Aeropuerto Marco Polo, un bus acuático, "Alilaguna", es el encargado de trasladarle hasta la Plaza San Marcos. Ya desde ahí inicia el esplendor de esta visita. Para quienes cuentan con un mayor presupuesto están los "acquataxi" que, en función del número de personas que lo aborden mejorará su costo por persona.
Existen 25 líneas de "vaporettos" que se mueven por el Gran Canal que cruza toda la ciudad. Son cuatro líneas las más utilizadas para el turismo y como cualquier otro medio de transporte, tienen tarifas preferenciales de acuerdo con su itinerario. También están los "traghettos", góndolas en desuso que en ciertos puntos de la ciudad permiten cruzar cortas distancias.

El casco histórico

Lo más impresionante al llegar a Venecia es la Plaza de San Marcos. Es simplemente majestuosa. Napoleón Bonaparte se expresó acerca de ella como "el salón más bello de Europa" Mide 180 metros de largo por 70 metros de ancho. Su construcción se inició en el siglo IX, pero fue a partir de 1177 que tomó la forma con la que se conoce actualmente. Es el lugar más bajo de la ciudad. En contraste se encuentra a un costado el edificio más alto de la ciudad, el "Campanile" o campanario (98,5 metros de altura) desde donde se pueden capturar unas imágenes envidiables para compartir por las redes. Esta estructura sirvió como faro y contaba con cinco campanas, que cumplían con diferentes funciones durante la época de la República (siglo IX al XVI). El casco histórico también lo compone el "Palazzo Ducale", sitio que fuera residencia de los duques, sede del gobierno, una fortaleza y entre tantos otros usos, también fue prisión. Arquitectónicamente es la joya de Venecia. Uno de sus salones posee el lienzo más grande pintado por un artista, Tintoretto, mientras que en su zona inferior se recorren los calabozos y el "Puente de los Suspiros", nombrado así porque los reos que lo cruzaban sabían que exhalaban su último aliento al ver la Laguna de Veneta. El centro de la vida religiosa veneciana, la Basílica de San Marcos, es un templo que exhibe la obra maestra en cuanto a arquitectura del lugar y guarda en su interior piezas de Constantinopla, las cruzadas y otras reliquias del Imperio Romano.

Acqua Alta

Los 365 días son perfectos para visitar Venecia, pero entre otoño y primavera la marea crece por encima de los 90 cm inundando el lugar. Es lo que se conoce como "Acqua Alta" o marea alta. La Plaza San Marcos es una de las zonas más afectadas por lo hondo del lugar. No obstante y aunque ocurre cada año, el turismo no se ve afectado. Más bien aumenta la adrenalina de quienes ven los viajes como sinónimo de aventura. Para mejorar la circulación entre las calles anegadas se ubican pasarelas altas. Según el nivel del agua, será necesario el uso de botas que las tiendas aprovechan de vender por precios razonables. Sus residentes han aprendido a convivir con este fenómeno, cuyo pronóstico es posible anticiparlo con antelación sin representar ningún peligro.

Paseos en góndola

Previo a la existencia de otros medios de transporte, la góndola representó la única vía de acceso para Venecia. Actualmente sus fines solo son turísticos. Es una atracción desde la que se aprecian vistas y momentos únicos. Un paseo de 30 minutos tiene la tarifa fija de 80 euros. A partir de allí se puede negociar con el "gondolieri", bien sea para añadir servicios adicionales, como cantar o tocar algún instrumento, o aminorar los costos compartiendo el viaje con hasta 3 o 4 personas más. La hora del paseo y el estado del tiempo son otros factores que pueden mejorar la tarifa.

Helados, pizzas, pasta y "spritz"
El encanto de un viaje a Venecia incluye su gastronomía. La comida italiana, referencia a nivel mundial, hace sus mejores galas en esta ciudad. El sector de Dorsoduro con su ambiente universitario tiene los sitios más recomendables para pedir pizza con buenos precios. Si lo que buscas es tomar un café en la Plaza de San Marcos tendrás ofertas por montón. Y, entre callejones, vías amplias y empedradas, una buena cena llena de deliciosas excentricidades como ñoquis de hígado de pato o una tradicional pasta con "fruto di mare". Para el postre, los helados artesanales no pueden faltar. Y si quieres conocer más de cerca el día a día de los venecianos un dulce trago a base de vino blanco, agua con gas y Campari, de nombre "spritz" es un aperitivo que combina con cualquier almuerzo o cena.
Bernhard Weissenbach

Entradas populares

Imagen

BelugaXL toma forma