Adelgazó más de 50 kilos y decidió abrir dos perfiles en Tinder (la aplicación de ligoteo por excelencia) para comprobar la reacción de la gente


Una chica adelgaza 50 kilos y se abre un Tinder con fotos antiguas para hacer un experimento
Crystal mantuvo dos perfiles: uno del «antes» y otro del «después» para conocer la reacción de la gente.
Resultado de imagen para Una chica adelgaza 50 kilos y se abre un Tinder con fotos antiguas para hacer un experimento Crystal mantuvo dos perfiles: uno del «antes» y otro del «después» para conocer la reacción de la gente ABC.es Madrid 09/02/2018 10:18h Actualizado: 09/02/2018 10:53h NOTICIAS RELACIONADAS Dos de cada 10 adolescentes tienen citas a ciegas por internet Condena para Tinder por cobrar más a los usuarios de 30 años Crystal Adame (conocida en Instagram como Crystal Breeze) ha quitado la careta a muchos usuarios de internet. La joven, de 20 años, adelgazó más de 50 kilos y decidió abrir dos perfiles en Tinder (la aplicación de ligoteo por excelencia) para comprobar la reacción de la gente. Mantuvo un perfil con su imagen actual y abrió otro con fotos anteriores a su cambio de vida.  Crystal superaba con holgura los 100 kilos y, tras cambiar de hábitos y trabajar su cuerpo, ha mejorado su imagen a ojos de «la mayoría». Tras dos años de intenso sacrificio, la joven se abrió una cuenta en Tinder para comprobar cómo había cambiado la actitud de la gente con respecto a ella. Quería saber «si estaban interesados en ella como persona o por su aspecto físico».   Según «The Sun», el resultado de su experimento reafirmó algo que ya sabía: que la gente la empezó a tratar diferente por el hecho de ser delgada y cumplir con el canon de belleza más extendido. Crystal ha dado luego su opinión a través de YouTube: «Yo soy la misma persona que era antes, pero la percepción de los demás, cómo me tratan, es totalmente diferente», ha dicho. «No os dejéis llevar por lo superficial. La gente a la que no le importa vuestra personalidad, sino solo la apariencia exterior, no merece la pena. Es a ti a quien te tiene que gustar tu aspecto, no a los demás».  En un momento de su experimento comenzó a chatear desde su cuenta actual con varios chicos. En un momento de la conversación ella cambió las fotos nuevas por las fotos antiguas, generando una desbandada general entre los que le habían dado «like».


Crystal Adame (conocida en Instagram como Crystal Breeze) ha quitado la careta a muchos usuarios de internet. La joven, de 20 años, adelgazó más de 50 kilos y decidió abrir dos perfiles en Tinder (la aplicación de ligoteo por excelencia) para comprobar la reacción de la gente. Mantuvo un perfil con su imagen actual y abrió otro con fotos anteriores a su cambio de vida.

Crystal superaba con holgura los 100 kilos y, tras cambiar de hábitos y trabajar su cuerpo, ha mejorado su imagen a ojos de «la mayoría». Tras dos años de intenso sacrificio, la joven se abrió una cuenta en Tinder para comprobar cómo había cambiado la actitud de la gente con respecto a ella. Quería saber «si estaban interesados en ella como persona o por su aspecto físico».

Según «The Sun», el resultado de su experimento reafirmó algo que ya sabía: que la gente la empezó a tratar diferente por el hecho de ser delgada y cumplir con el canon de belleza más extendido. Crystal ha dado luego su opinión a través de YouTube: «Yo soy la misma persona que era antes, pero la percepción de los demás, cómo me tratan, es totalmente diferente», ha dicho. «No os dejéis llevar por lo superficial. La gente a la que no le importa vuestra personalidad, sino solo la apariencia exterior, no merece la pena. Es a ti a quien te tiene que gustar tu aspecto, no a los demás».

En un momento de su experimento comenzó a chatear desde su cuenta actual con varios chicos. En un momento de la conversación ella cambió las fotos nuevas por las fotos antiguas, generando una desbandada general entre los que le habían dado «like». Todos salvo uno, que respondió que le seguía pareciendo interesante y que si quería salir.
Reacciones dispares

Crystal hizo lo mismo con otros chicos que respondieron positivamente a su foto «antes», pero algunos «ligues» no estaban contentos de ser utilizados para un vídeo de YouTube. Con los días, Crystal comprobó también que había chicos que reaccionaban positivamente a sus fotos antiguas, que no todos huían, por lo que la historia acaba con final feliz.

«El resultado que obtuve fue que sí, que hay chicos a los que les gustarás de cualquier manera. Únete a Tinder. Están allí, lo prometo», ha dicho, animando a otras chicas.

Entradas populares