Desarrollan un «marcapasos cerebral» para mejorar la memoria ha sido probado con éxito en pacientes con epilepsia, aunque aún se encuentra en fase de pruebas.

Los pacientes mejoraron un 15 por ciento su memoria
La tecnología avanza y con ella sus aplicaciones en medicina. Un grupo de científicos, liderado por expertos de la Universidad de Pensilvania y la Universidad Thomas Jefferson, han diseñado un implante que se encuentra en su primera fase de pruebas y que puede ayudar a curar lesiones cerebrales, la demencia y otras patologías que afectan a la memoria. Algo así como un «marcapasos cerebral», que manda impulsos eléctricos que fomentan el almacenaje de nuevos recuerdos cuando detecta que el cerebro está teniendo problemas para acometer estas acciones.

En el resultado de la primera prueba, publicado el martes en la revista especializada Nature Communications y recogido por el New York Times, revela que este dispositivo mejoró el recuerdo de listas de palabras en un 15 por ciento, un volumen parecido al que pierde el paciente con Alzheimer transcurridos dos años y medio desde el comienzo de la enfermedad.

Lo que se hizo con estos pacientes fue colocar los electrodos en áreas concretas del cerebro para observar los cambios y provocar los impulsos en el momento adecuado. Durante las semanas en las que duró la prueba, los médicos les hicieron pruebas de memoria y tomaron los datos para extraer las conclusiones.
Fase experimental en búsqueda de inversores

Este implante aún se encuentra en fase experimental y sus creadores están buscando empresas interesadas en el desarrollo de este prototipo, cuya amplitud de uso es desconocida, ya que, de momento, solo se ha probado en personas que padecen epilepsia. En concreto, en 25 personas que estaban bajo evaluación para una intervención quirúrgica. No se trata de una tecnología totalmente nueva, ya que la medicina ha utilizado implantes similares para bloquear brotes de actividad anormal en el cerebro, comúnmente en personas que padecen la enfermedad de Parkinson y epilepsia.

«Una cosa es revisar tus datos y comprobar que la estimulación funciona; otra cosa es dejar que el programa corra por sí mismo y ver cómo trabaja en tiempo real», ha afirmado Michael Kahana, profesor de Psicología en la Universidad de Pensilvania y autor principal del nuevo estudio. «Ahora que la tecnología ya está desarrollada, podrían usarse todo tipo de algoritmos de modulación neuronal», ha agregado.
Pros y contras de la tecnología
El problema del actual diseño es que se necesita la colocación de muchos electrodos, lo que implica una operación muy delicada para unos resultados que «aún son bastante modestos», afirman sus creadores. Sin embargo, se están buscando métodos menos invasivos para dar luz verde a una tecnología que podría ser el remedio a enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer.

Entradas populares