El Cairo, Pekín, Ciudad de México, Moscú y Miami, entre las ciudades en riesgo de quedarse sin agua.



Autoridades británicas dicen que en Londres podría haber problemas críticos de agua en 2025 y presentar una escases verdadera en 2040Pixabay


La escasez del agua es uno de los problemas que expertos llevan años advirtiendo que puede producirse gracias a la sobrepoblación mundial, las sequías y la falta de cuerpos de agua que sacien la sed de millones que cada vez más se albergan en las ciudades contemporáneas.

De manera alarmante, Ciudad del Cabo se declaró en emergencia ya que sería la primer gran urbe en quedarse sin agua potable.

Aunque el agua cubre el 70% de la tierra, el agua dulce, la que el ser humano puede consumir, solo representa el 3%.

Según la BBC, más de mil millones de personas “en el mundo no tienen acceso a agua y otros 2.700 millones no la tiene por la menos un mes al año”.

El mismo medio recoge una investigación realizada en 2014 en 500 ciudades del mundo. El informe aseguraba que uno de cada cuatro de estos núcleos urbanos están atravesando un “estrés de agua”, esto es, un suministro en descenso del preciado líquido. Lo que para la ONU se da cuando una persona tiene acceso a menos de 1.700 metros cúbicos de agua al año.

La misma organización internacional asegura que para 2030 la demanda de agua se incrementará un 40%, producto del boom demográfico, las acciones del hombre sobre el ambiente y el cambio climático.

Así las cosas, y a casi una década de lo proyectado por la ONU, Ciudad del Cabo es solo la primera de muchas otras grandes urbes que se empezarán a sumar a esta crítica situación que afectará a millones de personas y que lanzará a la humanidad a nuevos retos por la supervivencia de la especie.

Estas son las 11 ciudades que tiene la mayor probabilidad de adherirse a la ciudad sudafricana.

Sao Paulo

Con cerca de 21.7 millones de personas es la ciudad más poblada del gigante sudamericano. Hace tres años atravesó por una situación similar a la de su par en el sur de África. Su principal fuente de agua cayó por debajo del 4%.

Una larga sequía en 2015 hizo que en el punto más fuerte del fenómeno tuvieran menos de 20 días de suministro de agua, y la policía tuvo que escoltar los camiones que transportaban el líquido para evitar que fueran asaltados.

Sin embargo, un grupo de la ONU en el país aseguró que la falta de suministro de prolongó por falta de planeación e inversión del gobierno. Aunque la crisis pasó su etapa más dura, en 2016 las reservas principales estaban a menos del 15%.

Bangalore

La ciudad india se ha convertido en un centro tecnológico mundial que ha sobrepasado las capacidades administrativas de las autoridades locales, quienes han visto en el incremento demográfico un problema para la distribución de los recursos, en especial, del agua.

La ciudad se encuentra tratando de mejorar el sistema de aguas y alcantarillado para poder hacer frente a esta crítica situación en uno de los países más poblados del mundo, con más de 1.300 millones de personas, según datos del Banco Mundial de 2016.

Pero lo peor es que las anticuadas tuberías de la ciudad hacen que se desperdicie cerca de la mitad del agua que fluye por el sistema. India es, junto con China, el país que más enfrenta problemas de contaminación de sus fuentes de agua dulce.

Según la BBC, el 85% de los lagos de la ciudad de Bangalore no sirven para consumo y uso humano, solo para irrigación y refrigeración industrial.

Pekín

En la gran urbe china de más de 20 millones de pobladores, según datos del Banco Mundial, en 2014 unos de cada cuatro habitantes solo recibieron 145 metros cúbicos de agua al año, y la mayoría recibe un promedio de 1.000 metros cúbicos.

Cifras del Gobierno nacional dicen que en 2015 el 40% de las aguas superficiales estaban contaminadas, pero a diferencia de Bangalore, no servían ni para la industria ni para la agricultura.

Las autoridades han empezado a diseñar e implementar programas para educar a los ciudadanos sobre la contaminación y para desviar estas aguas que pueden contaminar otras fuentes limpias.

El Cairo

El mítico rio Nilo hoy atraviesa por los mismos problemas de sus pares en otras metrópolis industriales. Cada vez más, este importante afluente del norte de África se ha convertido en depósito de ascendentes cantidades de desperdicios de las zonas residenciales y la agricultura.

Siendo la fuente de suministro del 97% de los egipcios, es uno de los más países de ingresos medios bajos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene más muertes por contaminación de agua. La ONU vaticina que llegara a una crisis de escasez en 2025.

Yakarta

Como ciudad costera, sufre los embates del calentamiento global, lo que se traduce en la crecida de los niveles del mar.

A las inundaciones, que sufre casi el 40% de esta capital, se suma que cerca de la mitad de los 10 millones de sus habitantes no tiene accesos al sistema de alcantarillado. Esto ha hecho que los mismos pobladores hagan pozos improvisados que han mermado el suministro general.

Moscú

La cultural capital del Kremlin está llena de problemas heredados de la industria de la época soviética.

Moscú depende en un 70% de las aguas superficiales, y de estas entre el 30% y el 60% cumplen con adecuados estándares sanitarios.

Estambul

Se encuentra dentro del “estrés de agua” que determina la ONU, pues su suministro per cápita esta debajo de 1.700 metros cúbicos. E Investigaciones locales afirman que la situación empeorará para 2030.

La sequía de los meses de verano ha llevado al gobierno a administrar el agua con cortes programados a los cerca de 14 millones de habitantes, cuando también sus embales se redujeron a menos del 30%.

Ciudad de México

La gigantesca capital de este país latinoamericano (con cerca de 21 millones de habitantes) importa el 40% de su agua de otras zonas del país.

Además, un deteriorado y anticuado sistema de alcantarillado y aguas no permite el reciclaje de agua que pierden cerca del 40% de líquido que fluye por sus tuberías.

Londres

La industrial capital europea es una de muchas de la región que puede verse en una crisis de este tipo. De hecho, Paris y Nueva York también podrían sumarse a esta lista.

A pesar de la fama de ciudad lluviosa que ostenta Londres, el 80% del líquido que se precipita es desviado a los ríos. Autoridades británicas dicen que podría haber problemas críticos en 2025 y presentar una escasez verdadera en 2040.

Tokio

Tokio también goza de frecuentes precipitaciones al año. Pero esto no la ha protegido de enfrentar escasez del suministro hídrico. La temporada lluviosa cada vez dura menos por las altas temperaturas que cada año se presentan en el mundo.

Esto ha obligado a sus cerca de 30 millones de pobladores a recolectar el agua que cae, medida que incluso se implementa en los edificios públicos. El 70% de su suministro de agua es superficial lo que ha obligado a la ciudad a renovar la infraestructura para evitar el desperdicio del líquido.

Miami

El estado tropical y caribeño también es propenso a frecuentes lluvias incluso en épocas de verano. Sin embargo, el problema de la escasez de agua dulce se detectó desde los años 30 del siglo pasado. Esto, debido a que el agua del mar se filtra y vuelve inservible para el consumo humano el agua.

Y esto es un problema cada vez mayor debido al aumento en los niveles del mar de todas las ciudades costeras del mundo, la capital el sol entre ella.

Entradas populares