El hotel Ritz dejará de ser la cárcel más lujosa del mundo tras liberar a trescientos príncipes y ricos de Arabia Saudita. .

Riad obtiene 106.700 millones de dólares de los presos en el Ritz

 Bin Talal, en la suite del Ritz de Riad donde estuvo preso, tras alcanzar un acuerdo para ser liberado
Bin Talal, en la suite del Ritz de Riad donde estuvo preso, tras alcanzar un acuerdo para ser liberado - 
Tras la liberación del multimillonario Alwaleed bin Talal, un príncipe habitual en la lista Forbes de los más ricos del mundo y en las páginas de la prensa del corazón, las autoridades saudíes han dado a conocer los resultados de la monumental «redada» de empresarios y nobles llevada a cabo el pasado 4 de noviembre. De las 381 personalidades detenidas por orden del Príncipe Heredero, Mohamed bin Salman, actual «hombre fuerte del país», solo quedan en prisión 56. El resto ha sido puesto en libertad. Sus cargos de corrupción han sido sobreseídos después de haber negociado, uno a uno, el pago de multas que ascienden a un total de 106.700 millones de dólares, unos 87.000 millones de euros, tal como hizo público el fiscal general saudí.

La astronómica cifra negociada con los detenidos –muy superior al producto nacional bruto de la mayor parte de las naciones del mundo, y una sexta parte del de Arabia Saudí– sobrepasa el montante anunciado en las Navidades por el Heredero. Cuando trascendió que la mayor parte de los detenidos estaban apresados en el exclusivo hotel Ritz-Carlton de Riad, convertido en la cárcel más lujosa del mundo, Bin Salman advirtió que no saldrían hasta que el Estado «recuperara 100.000 millones de dólares de todo lo que robaron».

Junto a Bin Talal, cuya «aportación» a la caja del Estado se desconoce, fue puesto en libertad el multimillonario Alwalid al-Ibrahim, propietario de la cadena de TV árabe por satélite MBC. Poco antes había sido liberado el príncipe Miteb bin Abdulá, hijo del difunto Rey Abdulá y por tanto primo hermano de Mohamed bin Salman, que según diversas fuentes habría pagado 1.000 millones de dólares. Según el ministro de Finanzas saudí, parte del dinero recaudado, en concreto 13.300 millones de dólares, servirá para financiar un programa lanzado por el Heredero de ayudas directas a los ciudadanos para que sobrelleven mejor el alza del coste de vida en el reino.

Con las últimas liberaciones de grandes donantes, el Gobierno saudí considera concluida la «fase negociadora», por lo que los 56 detenidos restantes seguirán un proceso judicial normal por presunta corrupción y serán enviados a prisión. Así se desprende de la decisión del hotel Ritz de abrir de nuevo su página web para las reservas tradicionales a partir de mediados de febrero.

Mohamed bin Salman, de 32 años, hijo menor y favorito del enfermo Rey Salman, llegó al poder el pasado mes de junio tras un confuso golpe palaciego que le permitió desplazar a su primo Mohamed bin Nayef. Su reputación de audaz, e incluso temerario, le precedía ya como ministro de Defensa –y responsable de la decisión de intervenir militarmente en Yemen– y de Finanzas, con sus planes grandiosos de inversiones.

En los últimos meses, la imagen política del nuevo Heredero se vio salpicada por algunas informaciones sobre su estilo de vida derrochador y caprichoso en la compra de propiedades extranjeras, lo que no impidió –o quizá estimuló– su proyecto de detener a un número tan elevado de príncipes para rebañar sus patrimonios. Mohamed bin Salman ha calificado de «ridículas» las versiones de que los príncipes detenidos no le veían con agrado; después de haber pagado lo harán al menos con más respeto.
FRANCISCO DE ANDRÉS

Entradas populares