El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, comenzó esta noche un viaje de casi una semana por varios países americanos

El secretario estadounidense de Estado, Rex Tillerson, a su llegada al hangar de la Secretaria de la Defensa Nacional, en Ciudad de México - EFE

Tillerson busca acorralar a Maduro en su primera gira por América

México será una de las paradas clave del viaje, en plena tensión sobre la reforma migratoria y la negociación del TLCAN

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, comenzó esta noche un viaje de casi una semana por varios países americanos, con la intención de dar un impulso a la agenda estadounidense en una región de gran influencia y con la mirada puesta en sumar apoyos para aislar al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Se trata de la primera gira que el jefe de la diplomacia estadounidense realiza en el continente americano, en la que tendrá paradas en México -donde ha llegado esta noche-, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

El viaje se produce pocos días después de que EE.UU. aprobara una nueva ronda de sanciones contra altos cargos del régimen de Maduro. Las sanciones afectaron a cuatro generales o exgenerales del ejército ligados a casos de «corrupción y represión», que se suman a las decenas sanciones que Washington aprobó el año pasado y a una retórica más agresiva del presidente de EE.UU., Donald Trump, que llegó a deslizar la posibilidad de una intervención militar en el país sudamericano.

La gira de Tillerson servirá también para preparar la Cumbre de las Américas, que se celebra en Lima en abril, y la reunión del G-20 de noviembre en Buenos Aires, la primera vez que el grupo se reúne en Sudamérica. La cumbre será una oportunidad para que los aliados estadounidenses muestren un frente unido contra Maduro, algo en lo que trabajará Tillerson estos días.

El encuentro en Perú girará entorno al fortalecimiento de las instituciones democráticas para la lucha contra la corrupción, lo que permitirá «subrayar las prácticas corruptas del régimen de Maduro en Venezuela» y que los países del continente pregunten al presidente venezolano «por qué ha llevado a cabo elecciones ilegítimas el pasado año», aseguró un portavoz del Departamento de Estado antes del viaje. También defendió que la estrategia estadounidense «ha sido extremadamente efectiva».

Tillerson aseguró este jueves que su Gobierno «seguirá presionando al régimen de Maduro para que regrese al cauce democrático» y celebre elecciones libres y abiertas dentro de lo que establece la constitución del país. Lo dijo en un discurso en la sede de la Universidad de Texas en Austin antes de partir hacia México. El secretario de Estado dijo que Venezuela podría ser «uno de los países más prósperos», pero sus reservas de petróleo -las mayores probadas del mundo- «solo benefician a su elite».

Mientras tanto, los venezolanos «se mueren por hambre y enfermedades» por culpa de un «régimen corrupto que roba a su propio pueblo» y celebró los esfuerzos del Grupo de Lima y las recientes medidas de la Unión Europea para presionar a Maduro.

Visitas clave a Colombia y México

En estos esfuerzos, será clave la visita a Colombia, donde Tillerson se verá con el presidente Juan Manuel Santos, y donde tratarán la crisis venezolana, además del aumento de la producción de coca y de cocaína en el país, un problema que el secretario de Estado calificó de «importante» y «compartido con EE.UU.».

La visita a México, donde Tillerson permanecerá hasta esta tarde, se produce en un momento de alta tensión entre los Gobiernos de Trump y de Enrique Peña Nieto. La Casa Blanca y el Congreso están en plena batalla legislativa por la aprobación de una reforma migratoria que podría facilitar la nacionalización de 1,8 millones de jóvenes inmigrantes indocumentados, pero que, a cambio, reforzaría las deportaciones y procuraría financiación para la frontera con México, dos asuntos muy sensibles para sus vecinos del Sur, que además celebran elecciones presidenciales el próximo julio.

El jefe de la diplomacia estadounidense se verá con el presidente mexicano y también con su homólogo, Luis Videgaray, que ha sido protagonista de las negociaciones entre ambos países por su buena relación con la Casa Blanca, en especial, con Jared Kushner, yerno y asesor del presidente.

En la agenda destacará las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuya quinta ronda acaba de concluir. Trump atacó sin descanso el acuerdo durante la campaña y ha amenazado varias veces con la salida de EE.UU., que acapara el 70% de las exportaciones de México. «Reanudaremos los esfuerzos el mes que viene», dijo Tillerson.

Entradas populares