En apenas unas horas tras la inyección, los nano-robots habían secado el tumor.

Crean nano-robots que detectan y destruyen tumores cancerígenos en horas
Resultado de imagen para Los robots secan al tumor hasta destruirlo
Basta una inyección y un par de horas para que los nano-robots ataquen el tumor y lo reduzcan. Se ha probado con éxito en ratones y cerdos.

Los robots secan al tumor hasta destruirlo

Un minúsculo robot es capaz de localizar tumores y estrangularlos hasta provocarles un infarto. Los nano-robots se administran directamente como medicamentos a los vasos sanguíneos asociados al tumor, esta innovación se da gracias a un equipo de científicos de las universidades del estado de Arizona (ASU) y el Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología chino.

Estos nano-robots, que tienen un tamaño de 90 por 60 nanómetros (1.000 veces más pequeño que el ancho de un cabello), están diseñados para ser introducidos en los vasos sanguíneos que llevan la sangre al tumor. Están compuestos de fragmentos de ADN, capaces de detectar el tumor, y una enzima llamada 'trombina' que resulta clave para la coagulación de la sangre. Ambas partes interaccionan formando una barrera que impide el paso de sangre al tumor, que acaba sufriendo la muerte de sus tejidos.

De acuerdo con un artículo publicado el 12 de febrero en Nature Biotechnology, los científicos desarrollaron un “robot autónomo de ADN”, diseñado para transportar cargas útiles y presentarlas específicamente con tumores humanos de cáncer de mama que se desarrollaron en un grupo de ratones.

El experimento continuó en que cuarenta y ocho horas después de que se inyectaron a los ratones, los pequeños robots se habían agarrado a las células vasculares en los sitios del tumor, causando coágulos de sangre en los vasos del tumor y cortando su suministro de sangre, provocándole necrosis tumoral e inhibición del crecimiento. En otras palabras, los robots secan al tumor hasta destruirlo. Todo esto sin causar coágulos en otras partes del cuerpo. Lo cual preocupaba a los científicos.

Con el modelo en ratones, el científico Baoquan Ding pudo comprobar cómo, una vez el tumor estaba creciendo, sus nano-robots se desplegaron hacía el tumor. El dispositivo está formado por un andamio de ADN con cuatro moléculas de trombina. El robot, que se inyecta por vía intravenosa, es capaz de doblarse sobre sí mismo para formar un tubo hueco y desplazarse por los vasos sanguíneos hasta llegar al tumor.

En apenas unas horas tras la inyección, los nano-robots habían rodeado el tumor.

"El nano-robot demostró ser seguro e inmunológicamente inerte para su uso en ratones normales y también en cerdos en miniatura", ha dicho Yuliang Zhao, profesor de NCNST y uno de los científicos principales de esta colaboración internacional. Lo más importante, según los investigadores, es que no había evidencia de que los nano-robots se hubieran diseminado hacia el cerebro, donde podrían causar efectos secundarios no deseados.

Entradas populares