Jerome Powell preside la Reserva Federal, el banco que influye en decisiones económicas del mundo

Powell, el nuevo ‘sheriff’ de la economía de EE. UU.

Jerome Powell, nuevo presidente de la Reserva Federal, el banco central de EE. UU.

La economía mundial está reactivándose y su motor principal es Estados Unidos, donde el desempleo registra un bajo nivel histórico y la disminución de impuestos promovida por el presidente Donald Trump, que estimula la inversión de los empresarios, genera inquietudes con respecto a que pronto se acelere la inflación. La solución, que a los ojos de los economistas parece obvia, es subir las tasas de interés, un panorama que a lo lejos no parece importar, pero que puede tener implicaciones mundiales.

Y la persona que se le medirá a esa tarea es el nuevo presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, recién posesionado en el cargo y que fue nominado por el presidente Donald Trump para reemplazar a Janet Yellen, la primera mujer que dirigió esa entidad.
Janet Yellen se despide de la Reserva Federal

El presidente de la Fed es considerado como una especie de administrador de la economía mundial, pues las decisiones que toma el organismo tienen un impacto global. Powell, quien cumplió 65 años el domingo de la semana pasada, un día antes de asumir su nuevo cargo, es miembro de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal desde el 2012. El 2 de noviembre del año pasado, el presidente Donald Trump lo nominó para ocupar el cargo de presidente de la Fed, una decisión que sorprendió a muchos, pues Yellen se desempeñó apenas un periodo al frente del cargo y por las buenas cifras que exhibe la economía estadounidense (desempleo del 4,1 por ciento, inflación del 2 por ciento anual y un crecimiento de casi el 3 por ciento) es muy común que ese puesto sea para dos periodos. Pero no fue así.

Powell es abogado de la Universidad de Princeton y fue asistente legislativo del senador Richard Schweiker de Pensilvania. Asimismo, el nuevo jefe del banco central estadounidense obtuvo un título de ‘juris doctor’ en la Universidad de Georgetown en 1979, donde fue redactor jefe del ‘Georgetown Law Journal’.

También fue subsecretario del Tesoro bajo la presidencia de George H. W. Bush y antes de llegar al gobierno de Donald Trump trabajó como abogado y banquero de inversión en Nueva York.

Kathryn Rooney, estratega macro sénior de la firma Bulltick Capital Markets de Estados Unidos, le dijo a El TIEMPO que “Powell va muy en línea con las políticas de la Fed y la anterior presidenta, y aunque se parece a ella y al presidente Trump en su gusto por las tasas de interés bajas, se diferencia en que tiene una gran preocupación por la regulación de los mercados”.

La analista asegura que a pesar de la nominación que hizo Trump, “el jefe del banco central de Estados Unidos debe mantener la independencia y considera improbable que el mandatario se meta a presionar a la entidad”.

Alberto Bernal, estratega en jefe de mercados emergentes de XP Securities LLC, coincide en que en EE. UU. “hay mecanismos de control suficientes para evitar que la política de turno interfiera en el manejo de la política monetaria”.

Powell, como todo banquero central, fue muy prudente con sus primeras –las cuales serán más bien escasas– declaraciones: “Estaré vigilante a la hora de proteger la estabilidad financiera y trabajaré para que la regulación sea eficiente, así como efectiva”, dijo.
lBautizo de los mercados

Sin embargo, Powell ha visto cómo desde su llegada a la Fed los mercados financieros y bursátiles de Wall Street han registrado fuertes caídas, las cuales ocurren, según analistas, por la inminencia de la aceleración de la inflación que se ocasionará por un mayor impulso de la economía en el 2018 y el aumento de los salarios, como ya lo observó un informe en días pasados y que está en sintonía con ese bajo desempleo histórico –que los economistas denominan pleno empleo– que vive la economía más grande del mundo.

A esto también hay que sumarle el hecho de que con la rebaja de impuestos aprobada a finales del 2017 por el Congreso, se espera que los empresarios aumenten la inversión, renueven equipos y contraten más trabajadores.

Por ese motivo, como ya se ha señalado, casi todos dan por hecho que en el 2018 se subirán tres veces las tasas de interés; los más conservadores dicen que 0,25 por ciento en cada oportunidad.

Un informe del 30 de enero de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) señala un factor que no ayudará mucho en la retracción de la liquidez en EE. UU.: la repatriación de utilidades, que se estima “bordearía los US$ 1-2 trillones. No obstante, es importante tener en mente que estos podrían diluirse por cuenta de las mayores recompras de acciones o del pago de mayores dividendos, tal como había ocurrido bajo George Bush hijo en 2003”, dice el informe.

Además, como se lo dijo Rooney a este diario, el aumento de las tasas de interés “incrementará el atractivo por los papeles de deuda y renta fija, que competirán con las acciones, por lo que su precio, como ya se ha visto, registrará caída”.Colombia y el comienzo de la era Powell

Kathryn Rooney, de la firma Bulltick Capital Markets de Estados Unidos, asegura que las monedas latinoamericanas en general van a registrar un comportamiento estable frente al dólar y señala que el peso colombiano estará sobre los 2.900 pesos.

En la era Trump, el promedio de las acciones de las empresas más negociadas en la Bolsa de Nueva York registran una ganancia neta del 21 por ciento. Desde el 26 de enero, no obstante, se ha presentado una fuerte caída de 10 por ciento ante la expectativa de alza de tasas para controlar el muy probable brote inflacionario. Esa volatilidad se ha transmitido a la mayor parte de mercados mundiales en estos días.

HOLMAN RODRÍGUEZ MARTÍNEZ

Entradas populares